martes, 9 de agosto de 2011

El fuego de Londres acaba con el principal almacén de música independiente del Reino Unido

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La compañía Sony arrendaba parte de las instalaciones a la distribuidora PIAS y otros 150 sellos discográficos, algunos de los cuales corren riesgo de desaparecer tras lo sucedido.

Informa así El País


El centro de distribución de Sony en el barrio de Enfield, en el norte de Londres, fue destruido por el fuego la pasada noche durante la tercera jornada de disturbios en la capital británica. El almacén de tres plantas, con una superficie de 20.000 metros cuadrados, servía de centro logístico a la compañía PIAS -la distribuidora musical más importante del Reino Unido- y también a otros 150 sellos de música independiente, por lo que es de prever que la industria musical resulte gravemente afectada por lo sucedido. “Todas las existencias han quedado destruidas por el fuego”, ha afirmado en un comunicado la Asociación de Música Independiente de Reino Unido (AIM, en sus siglas inglesas). PIAS se ha limitado a informar sobre el fuego pero no ha dado de detalle del alcance de los daños. 

Además de alquilar estos espacios de almacenamiento, Sony usaba parte de los mismos para proveer de equipamiento a su cadena de tiendas de electrónica. Estas instalaciones de Sony eran también un punto logístico para distribuidores de DVD y videojuegos. La compañía japonesa ha emitido un comunicado en el que confirma el incendio pero no da detalles sobre el alcance del mismo, ni el material que se albergaba en las instalaciones. La web de PIAS se ha colapsado y la dirección ha anunciado a través de una nota de prensa que están implementando planes de emergencia en colaboración con Sony.

A falta de un inventario de las pérdidas que muestre el alcance real de los daños, el futuro casas discográficas como Warp, Domino, Mute, Rough Trade, Beggars Group o Jagjaguar, entre otras, parece amenazado. Cuanto menos, estas firmas independientes se arriesgan a ver interrumpida su distribución y, por tanto, sus ingresos a corto plazo. Un ejemplo relevante del problema al que se enfrentan estos sellos ahora es el de la discográfica XL, que almacenaba su material en Enfield y que edita a la la cantante británica Adele, número 4 de la lista de ventas. ¿Podrá hacer frente al alto nivel de pedidos que ya acumulaba antes de perder, previsiblemente, buena parte de sus existencias?

Alison Wenham, presidente de la AIM, ha declarado: “Esto es un desastre para la comunidad musical; pero con la ayuda de los fans, los sellos y los artistas sobrevivirán. Por favor, mostrad vuestro apoyo a la comunidad musical comprando hoy un álbum digital de alguna discográfica independiente”.

Grandes estrellas y también artistas independientes están mostrando su preocupación y solidaridad por lo sucedido. “Nuestros pensamientos están con todos los sellos discográficos que han perdido sus existencias”, ha señalado en su perfil de la red social Twitter Alex Kapranos, líder de la banda Franz Ferdinand (editada por el sello Domino), quien además ha mostrado su indignación por la ausencia inicial de los responsables gubernamentales.

“No podemos creer que hayan convertido en cenizas el almacén de PIAS”, han publicado por la misma vía los miembros de Pulled Apart by Horses, una banda de Leeds. Rob Da Bank, jefe del sello Sunday Best y promotor de festivales, ha expresado sus temores, recogidos por el diario The Guardian ante la posibilidad de que todo el stock de su compañía haya ardido.

Martin Mills, presidente del sello Beggars Group, ha explicado en la página web Music Week que “las grandes compañías serán las menos perjudicadas por el desastre que las pequeñas” porque guardan su stock en diversos edificios en Reino Unido.

La AIM está ofreciendo asistencia a los sellos más pequeños a través de una cuenta en la red social Facebook. Muchas de estas empresas “no tienen un seguro que pueda indemnizarles por las pérdidas”, ha declarado Paul Scaife, experto en la industria musical británica al periódico The Guardian.