miércoles, 10 de agosto de 2011

Facebook cierra cuentas de varios reos de California luego de que un preso contactara a una víctima

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Quien ya leyó la noticia de que el NYPD creó una unidad especial para monitorear a los criminales a través de las redes sociales, seguro se pregunta en estos momentos ¿acaso los delincuentes muestran sus fechorías o dan información importante a través de Facebook o de Twitter? A juzgar por lo ocurrido en California, Estados Unidos, sí.

Según informa El Mundo, Facebook se ha visto obligada a cerrar cuentas de varios presos del estado norteamericano, luego de que uno de detenidos -condenado por el delito de abuso a menores- contactara a una las víctimas a través del sitio social.

La información:


El fenómeno de Facebook también se ha colado en las cárceles de Estados Unidos y el efecto no ha sido el deseado por la exitosa compañía fundada por Mark Zuckerberg.

La red social con sede en Palo Alto se ha visto obligada a cerrar algunas cuentas de reos en California después de que uno de los convictos, condenado por varios delitos de abusos a menores, contactara con una de sus víctimas a través de su perfil en Facebook.

Eso, pese a que la mayoría de los confinados en prisiones del estado gobernado por Jerry Brown no tienen acceso a Internet, aunque muchas veces lo consiguen a través de teléfonos celulares de contrabando y una vez ahí, su imaginación no tiene límites.

En el caso de este agresor, logró contactar con la menor de la que abusó cuando tenía 10 años, localizándola en su página de Facebook ahora que tiene 17. Al parecer, el reo le envío dibujos que hizo de ella. No es el único, pues varias víctimas de otros prisioneros han presentado quejas al sistema de cárceles del estado por casos similares.

De acuerdo con el portavoz de Departamento de Prisiones de California, Dana Toyama, «hay incluso jerarcas de grupos pandilleros ordenando desde la cárcel que se cometan crímenes», y dan las órdenes a través de Facebook.

La compañía asegura que permite que los presos del resto del país tengan acceso a una cuenta de su página siempre y cuando les sea permitida la conexión a Internet en sus respectivos estados. Algunos reos usan a familiares o amigos para que les actualicen la página de Facebook, algo que la red social prohíbe de forma expresa.