jueves, 11 de agosto de 2011

“Todos quisiéramos que la educación fuera gratis, pero nada es gratis en la vida”, dijo Piñera

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Durante la promulgación de una ley que crea la Superintendencia de Educación y la Agencia de Calidad, el mandatario chileno Sebastián Piñera, ratificó su posiciones frente a los reclamos de los estudiantes y sobre la gratuidad de la educación.  

“Todos quisiéramos que la educación fuera gratis, pero nada es gratis en la vida” , expresó 

Comentó, asimismo, que  “si se le da educación gratuita al 10 por ciento más favorecido de nuestra sociedad, lo que estaríamos haciendo es que el total de la sociedad, incluyendo a los más pobres, con sus impuestos estarían financiando la educación de los más afortunados”.  

La noticia: pagina12.com.ar  

Durante un acto en que promulgó una ley sobre calidad educativa -ya rechazada por los “pingüinos”-, el mandatario chileno ratificó su postura de no ceder a los reclamos de un sistema con escuelas y universidades públicas y gratuitas que generó multitudinarias marchas en las últimas semanas. Por su parte, los estudiantes y profesores adelantaron que no participarán de la mesa de diálogo convocada por el gobierno y reafirmaron su idea acerca de que una consulta popular podría zanjar la crisis.              

El argumento de Piñera para no ceder es escueto: “Todos quisiéramos que la educación, la salud y muchas cosas más fueran gratis para todos, pero al fin y al cabo nada es gratis en esta vida” y por lo tanto “alguien lo tiene que pagar”, dijo durante un acto en La Moneda.  

Es más, fundamentó que “si se le da educación gratuita al 10 por ciento más favorecido de nuestra sociedad, lo que estaríamos haciendo es que el total de la sociedad, incluyendo a los más pobres, con sus impuestos estarían financiando la educación de los más afortunados”.  

“Quisiera ver la otra cara de estas nueve semanas de movilizaciones”, enfatizó Piñera, quien afirmó que con los manifestantes “son muchas más las coincidencias que las diferencias en materia de educación” porque “encontrar las diferencias es muy fácil; basta mantener actitudes maximalistas, extremistas o intransigentes”.  

Asimismo, pidió “pasar de la intransigencia al diálogo; de los enfrentamientos a los acuerdos; y de los diagnósticos a las soluciones”.  

La propuesta de los estudiantes es otra: “Los desafiamos a aceptar el plebiscito para que hablen las mayorías”, enfatizó el vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Francisco Figueroa, que ratificó un nuevo paro para la semana próxima.  

El ministro de Educación, Felipe Bulnes, afirmó que “hay sectores de los estudiantes que consideran que se podría trabajar perfectamente a partir de las 21 medidas que planteó el Gobierno, pero vemos, con algún grado de decepción, que finalmente se están imponiendo los sectores más intransigentes”.  

“Es una demostración más de la intransigencia con la que insiste actuar este gobierno, que no se aplica sólo sobre los estudiantes, sino que repliega en el sentir mayoritario de Chile”, criticó Figueroa.  

El próximo 18 de agosto habrá un nuevo paro nacional con marcha, que será la antesala para la paralización convocada por la Central Unitaria de Trabajadores para el 24 y 25 de este mes. En el gobierno, el presidente Sebastián Piñera citó para hoy a un gabinete político para analizar la crisis educacional.