jueves, 11 de agosto de 2011

Bolsas europeas terminan la sesión en positivo tras una semana de caídas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El cierre de los mercados europeos logró mostrar un resultado positivo. Tras más de una semana de fuertes turbulencias, impulsadas por las preocupaciones de las economías más grandes del Viejo Continente, los índices de las principales bolsas cerraron la sesión en verde. En España, el mercado bursátil puso fin a su peores jornadas desde 2008 y terminó sus operaciones con alza de 3,56%. Sin embargo, los temores persisten y siguen, ahora, concentrados en Francia.

El País tiene la información:


Hoy sí se ha conseguido. Tras nueve jornadas consecutivas cerrando en rojo, la Bolsa española ha puesto fin esta tarde a su peor racha desde 2008 apoyada en el rebote de los parqués europeos y el tirón al alza de Wall Street. En una jornada de locos en las que los principales índices del Viejo Continente se han apuntado, una vez más, a la montaña rusa que está caracterizando a este turbulento agosto, la conclusión del día ha sido, por fin, en positivo.

Pese a ello, el terreno perdido en lo que va de mes deja al selectivo español y a algunos de sus colegas europeos en sus niveles más bajos desde marzo de 2009, cuando la economía internacional atravesaba la peor fase de la Gran Recesión. Tampoco es suficiente, ni mucho menos, para enjugar las pérdidas anuales del parqué español, que se deja un 16% desde enero.

El inicio de la sesión en Europa ha vuelto a estar marcado por un intento de rebote tras el varapalo de ayer, cuando el conjunto de los parqués registraron caídas del orden del 5%, lo que desplomó algunos índices como el Eurostock 50, que agrupa a las 50 compañías cotizadas más grandes del euro, a niveles de hace dos años y medio. Las llamadas compras técnicas de los inversores -que en esencia significa aprovechar las gangas que han aparecido tras el correctivo de las dos últimas semanas- explicaron las subidas iniciales, pero pronto volvieron los nervios.

El miedo al estancamiento económico y el temor a que la crisis del euro llegue a Francia, país que se ha convertido en el actor inesperado de este último episodio de turbulencias, han acabado por imponer la dura realidad de que el nivel que tenían las Bolsas antes de verano no se ajustaba a lo que está por venir de aquí hasta final de año. De ahí que se hayan esfumado miles de millones de euros de los mercados en apenas dos semanas.

Con este abanico de dudas de todo tipo, se ha repetido el patrón de los días previos. Primero, las ventas se han localizado en la banca, sobre todo en la francesa pese a los desmentidos de que el país no está en riesgo de perder la triple A. Esto ha provocado que el principal índice francés, el CAC 40, fuese el primero en darse la vuelta al mismo tiempo que el resto ponía freno a las compras y, con el paso de las horas, entraban también en rojo. Así, a la hora de comer, el Ibex cedía un 2,45%.

Sin embargo, a partir de ese momento, la apertura en verde de Wall Street ha animado a los más osados a apostar de nuevo por las compras. Los inversores estadounidenses, que tras días pendiente del temor a un estancamiento de la primera potencia mundial y de la crisis europea han optado por celebrar un buen dato de empleo en el sector privado como si se tratara de la Super Bowl, y el principal índice neoyorquino, el Dow jones de Industriales, ha llegado a avanzar un 2,4%. Al calor de este repunte, que al igual que en España no enjuga las pérdidas anuales superiores al 5% que acumula desde enero, en Europa se han puesto a celebrar la Champions.

Pero hay que recordar que es agosto y que, por culpa del verano y del menor volumen de dinero en circulación, la volatilidad es la reina, lo que hace que cualquier movimiento en positivo o negativo resulte exagerado.