viernes, 12 de agosto de 2011

Jefe de la policía británica defiende su actuación y critica las palabras de Cameron

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Tim Goodwin, máximo responsable de la Scotland Yard, destacó la valentía de los cuerpos policiales y aseguró que las críticas han llegado de parte de «personas que no estaban ahí».

Informa así El Mundo

El máximo responsable de Scotland Yard, Tim Godwin, ha recordado que los comentarios negativos de la gestión policial parten de «personas que no estaban allí», en aparente alusión a que tanto el primer ministro, David Cameron, como la titular de Interior, Theresay May, estaban aún de vacaciones cuando comenzaron los incidentes el pasado sábado en Tottenham.

Godwin, ha defendido a la policía británica de las críticas que recibió este jueves en el Parlamento, por su actuación al principio de los disturbios en el Reino Unido, al señalar que los mandos tuvieron que tomar decisiones «valientes» en situaciones «muy complicadas».

En declaraciones hechas a medios británicos, el jefe de Scotland Yard en funciones opinó que Londres «debería sentirse muy orgullosa» de la intervención policial frente a una ola de violencia sin precedentes, en la que han muerto cinco personas y más de 1.500 han sido detenidas.

Rechazó también que sus hombres no hubieran actuado con la suficiente contundencia, como se ha cuestionado, y Godwin dijo que el cuerpo ha recibido «muchísimo apoyo ciudadano».

Cameron dijo que la policía se equivocó

Sus comentarios responden a las declaraciones hechas por Cameron, que en una sesión extraordinaria en el Parlamento consideró que la policía se equivocó al tratar, al principio, los disturbios como incidentes de desorden en lugar de como actos delictivos.

El jefe de Scotland Yard subrayó que las situaciones provocadas por los altercados obligaron a los agentes a «tomar grandes decisiones con muchísima rapidez» en «situaciones muy complicadas».

Afirmó que fueron los policías, y no los diputados, los que han restablecido el orden y aclaró que todas las decisiones tácticas y sobre el número de efectivos desplegados fueron adoptadas por comandantes que operaban in situ y por él mismo.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, respaldó totalmente la labor policial y elogió el «fantástico» trabajo hecho por los agentes durante los disturbios.