lunes, 15 de agosto de 2011

Líder del partido de Merkel renunció por aventura con joven de 16 años

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Christian von Boetticher, de 40 años, culpó al “amor” luego de que se destapara su relación con la adolescente.

Informa así El Comercio

Ni la crisis del euro, ni el conflicto en Siria ni el hambre en Somalia: la principal fuente de dolores de cabeza para la canciller alemana, Angela Merkel, fue hoy la renuncia de un importante líder regional de su partido por culpa de una historia de “amor inusual” con una menor.

Christian von Boetticher, de 40 años, era hasta el domingo presidente de la Unión Cristianodemócrata (CDU) en el estado federado de Schleswig Holstein, en el norte de Alemania, y candidato favorito para obtener la gobernación del “Land” en las elecciones de mayo.

Pero su fulgurante carrera se estrelló contra una adolescente de 16 años, que enamoró al candidato y logró lo que el aparato opositor era incapaz de soñar: provocar su renuncia y abrir una crisis de liderazgo en la región para el partido de Merkel.

DEFIENDE SU AMOR
“Si, es cierto, en primavera de 2010 me enamoré de una joven y estuve con ella varios meses”, dijo Boetticher entre lágrimas al comunicar su renuncia la noche del domingo.

“Este amor tan inusual fue aceptado y también apoyado por nuestro entorno“, añadió el político en relación a la postura de ambas familias y explicó que mantuvo la relación mucho antes de ser elegido candidato para las elecciones del 6 de mayo de 2012.

Asimismo, pidió disculpas “de todo corazón” por no haber comprendido las implicaciones políticas de su romance y, con la voz entrecortada, insistió en aclarar: “Fue lisa y llanamente amor”.

ESCÁNDALO EXPLOTÓ EN LOS MEDIOS Y REDES SOCIALES
El tema saltó rápidamente a las portadas de los medios. “¡Político de la CDU cae por aventura sexual con joven de 16 años!”, tituló hoy a toda página “Bild”, el diario más leído de Alemania y, como no podía ser de otra forma, el escándalo explotó también en redes sociales como Facebook y Twitter.

En Alemania la edad mínima legal para mantener relaciones con personas mayores es precisamente 16 años, por lo que el político no quebró ninguna ley.