martes, 16 de agosto de 2011

Clive Goodman afirma que la familia Murdoch y ex director Andy Coulson sabían de las escuchas ilegales

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Clive Goodman, periodista que cubría la fuente de la realeza para el diario News of the World, e implicado en el escandalo, saca su carta debajo de la manga.  

En efecto, se trata de una misiva que redactó hace un año, en donde afirma que el problema de las escuchas era vox populi en la redacción del indicado periódico y que la familia Murdoch y el ex director Andy Coulson estaban al tanto y aprobaban estas prácticas ilegales.

Los Murdoch, en sus interpelaciones ante el Parlamento inglés, han echado la responsabilidad a los demás.  

Elpais.com


El escándalo de las escuchas ilegales de News of the World parece lejos de estar cerrado. Una nueva prueba ha vuelto a poner en entredicho la versión defendida ante el Parlamento británico por el magnate Rupert Murdoch y su hijo James en relación al conocimiento que se tenía del modo de operar del tabloide británico, que tuvo que cerrar por la presión popular y mediática. Según publica el diario The Guardian, que ha llevado el peso de la investigación en este escándalo, la familia Murdoch y el exdirector de News of the World entre 2003 y 2007, Andy Coulson, habrían mentido al asegurar que el periódico nunca apoyó las escuchas ilegales. Una carta escrita por el corresponsal de la Familia Real del tabloide británico, Clive Goodman, contradice la versión defendida por los máximos responsables del medio.  

En su misiva, redactada hace un año, Goodman afirma que en la redacción de News of the World eran muchos los que sabían de este modo de trabajar. Se hablaba de las escuchas ilegales en las reuniones editoriales de los martes hasta que Coulson prohibió hacer más referencias a estos asuntos. Goodman también asegura que este método para recabar información de personajes públicos y celebridades británicas era “del todo conocido y apoyado” por los periodistas más veteranos del tabloide.  

Clive Goodman es una figura clave en la investigación. El periodista, de 53 años, fue el responsable de la cobertura informativa de la casa real británica para News of the World. Fue el primer encarcelado por el escándalo de las escuchas, junto con el detective privado Glenn Mulcaire. Goodman cumplió en 2007 una condena de cuatro meses de prisión por haber interceptado ilegalmente 478 mensajes en los buzones telefónicos del entorno de la familia real y, con el material así obtenido, publicar después artículos. El príncipe Guillermo, primogénito de Carlos y Diana, empezó a intuir lo que estaba ocurriendo cuando Goodman escribió en 2005 una información relacionada con una lesión de su rodilla. El pasado 8 de julio la policía volvió a detener a Goodman bajo la acusación de haber corrompido a policías.  

Según se recoge en la carta, Coulson, de 43 años, le prometió a Goodman devolverle un puesto de trabajo si no implicaba a más gente del tabloide en la investigación de las escuchas ilegales. Coulson, que había negado en repetidas ocasiones todo el conocimiento de esta práctica, fue posteriormente portavoz y principal asesor de Comunicación del partido Conservador y del primer ministro, David Cameron, hasta el pasado enero, cuando presentó su dimisión. La policía -basándose en pruebas documentales entregadas por la empresa editora del dominical, News International- sospecha que, como director del tabloide, Coulson autorizó pagos para corromper a agentes de policía.