viernes, 19 de agosto de 2011

Felipe Calderón se convierte en guía turístico para presentar la mejor cara de México

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

En ocasiones, los actos de la agenda oficial del Presidente de México se limitan a una frase: ‘Actividades privadas’. Y en ocasiones (las que menos ocurren) se suceden varios días con el mismo mensaje. Ahora se sabe a qué ha dedicado al menos una parte de esas jornadas sin citas públicas: se ha convertido en guía turístico de su país.

Informa así El Mundo


Sin alejarse de las cámaras ni de los micrófonos, Felipe Calderón ha demostrado que una vez que finalice su mandato dentro de un año, el próximo julio de 2012, podría dedicarse, si quisiera, a dirigir los pasos de los turistas por México. O a locutar documentales en televisión. La prueba está grabada y se ve en un programa estadounidense, The Royal Tour, que emitirá el próximo 23 de septiembre la cadena CBS en su canal Vme.

El mismo año que Calderón ha declarado que quiere colocar a su país enel ‘top 5’ de los destinos mundiales, se ha embutido el traje de neopreno, ente otras cosas, y se ha sumergido en los bellos mares del Caribe para poner su granito de arena para alcanzar el objetivo y ofrecer una imagen muy diferente a la que deja la guerra del ‘narco’.

Se le ve buceando en un cenote en Yucatán mientras cuenta en inglés las leyendas que sitúan aquí “la residencia del señor de la muerte”. “Para apaciguar al dios de la lluvia, Chichén ofrecía sacrificio humanos, oro y jade en sumideros sagrados llamados cenotes”, explica el presidente antes de adentrarse en sus profundidades: “Cada vez que veno aquí a bucear, me sorprende lo bonito que es”.

También bajo tierra exhibe sus habilidades como guía y como deportista Felipe Calderón. En el Sótano de las Golondrinas en San Luis Potosí, lo mete en la piel del espeolólogo. “Aquí está”, anuncia el presidente. La cámara enfoca un inmenso agujero negro y vertical justo antes de que en un ensayado gesto dramático, el mandatario y el presentador, Peter Greenberg, se abracen con un “Oh, Dios mío”.

“¿Estás asustado?”, le pregunta el conductor del programa. “No, de hecho estoy disfrutando. “Tengo otras tareas que son más difíciles y más peligrosas”, bromea Calderón suspendido en el vacío y sujeto solo por una cuerda. En otra parte del programa, se cuelga de nuevo pero para tirarse en tirolina y sobrevolar el hermoso paisaje de Jalisco.

Teotihuacán, Chichén Itzá… todos los destinos turísticos imprescindibles y sorprendentes del inabarcable México reciben la visita del presidente del país con intenciones muy diferentes a las habituales. Aun así, tampoco aquí consigue alejar del todo la imagen más extendida del país últimamente.

“Mientras exploramos muchas de las poco conocidas gemas del país, el presidente Calderón también me adentra en su situación, en su cuartel de máxima seguridad, y discute la batalla contra los cárteles de la droga y lo que realmente representa para los turistas”, ha adelantado Peter Greenberg. “Es una experiencia reveladora para compartir con los televidentes”.