sábado, 20 de agosto de 2011

Exsalvadidas demandó al Departamento de Parques de NY por hacerlo vestir traje de baño tipo Speedo

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Un exsalvavidas americano demandó al Departamento de Parques y Recreación de Nueva York, por obligarlo a vestir un traje de baño estilo Speedo, lo cual, a su juicio, no es un derecho del organismo.

Roy Lester, de 61 años de edad, comenzó a trabajar como salvavidas en Jones Beach hace más de 40 años, pero ahora dice haber perdido su trabajo luego de que el estado impusiera una nueva regla para las pruebas de contratación, respecto a los trajes de baño. Esto lo hizo sentir incómodo.

“La gente no quiere ver a los mayores en Speedos y yo estoy de acuerdo”, señaló Lester a Reuters.

De acuerdo con el afectado, las nuevas reglas para la vestimenta muestran una preferencia por los jóvenes y obliga a los mayores a dejar el cuerpo de salvavidas.

“Quieren que sean jóvenes y atractivos. Así como así, 40 años después, te quedas sin trabajo”.

El Departamento de Parques no quiso hacer comentarios sobre la demanda, pero indicó que no hay discriminación con respecto a la edad. Al momento de la disputa, cerca de un tercio de los salvavidas, eran personas con edades comprendidas entre los 40 y los 80 años.

Un vocero de la organización también resaltó que las reglas permiten a los candidatos usar tantos shorts estilo bóxer o los cortos Speedo.

Mientras tanto, Lester indicó que muchos hombres de su edad prefieren vestir los shorts de licra tradicionales para los exámenes de velocidad requeridos para las contrataciones.

En 2007, Lester no puedo tomar su examen porque se negó a vestir los nuevos trajes de baño. Entonces, demandó al departamento pero perdió el caso,

Al año siguiente, cuando volvió a tomar la prueba, pero con sus shorts tradicionales, no fue aceptado. Sugirió ponerse los cortos sobre sus shorts largos, pero la idea fue rechazada.

Lester todavía compite en triatlones y aseguró que aún puede hacer la prueba de las 100 yardas en 75 segundos.

Ahora se gana la vida como abogado de casos de quiebra, pero dice que disfrutaría ser salvavidas los fines de semana.

Fuente: The Gazette