lunes, 22 de agosto de 2011

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU reunidos de urgencia. Siria en la agenda

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Se prepararía una resolución contra el régimen de Bashar Al-Assad y un proceso de investigación por crímenes contra la humanidad.

Espanol.rfi.fr  

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas se encuentra reunido en sesión extraordinaria a solicitud de 24 de sus países miembros, entre ellos los cuatro árabes. El encuentro busca acrecentar la presión de la ONU sobre el régimen de Damasco e iniciar una investigación de las acciones cometidas por las fuerzas de seguridad sirias que pueden ser consideradas  «crímenes contra la humanidad»    

Arabia Saudita, Jordania, Qatar y Kuwait se mantuvieron silenciosos al comienzo de la represión del pueblo sirio por parte del Gobierno de Bashar Al Assad, el pasado 15 de marzo. Sin embargo, estos  4 países árabes y otras 20 naciones miembros del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas son responsable de la sesión extraordinaria que este lunes se ha reunido para analizar la crisis siria que ya deja más de 2000 muertos en ese país.  

El Consejo de Derechos humanos se encontraría preparando un proyecto de resolución, que según la AFP, «condena con fuerza las persistentes y graves violaciones de los derechos humanos de parte de las autoridades sirias» y les pide que «cesen inmediatamente todos los actos de violencia contra la población».  

El texto también exige «el envío inmediato de una comisión de investigación independiente» al lugar para «llevar a cabo investigaciones sobre las violaciones de los derechos humanos en Siria desde el mes de marzo» e «identificar a los autores para asegurarse de que puedan ser considerados como responsables».  

En un informe publicado el jueves, una misión de expertos delegada por la Oficina del Alto Comisario para los Derechos Humanos (OACDH) enumeró un inventario de atrocidades cometidas por las fuerzas de seguridad sirias que pueden ser consideradas como «crímenes contra la humanidad» y por los que se puede recurrir a la Corte Penal Internacional (CPI).  

A raíz de este informe, el presidente estadounidense Barack Obama y sus aliados occidentales exigieron por primera vez a Assad que abandonase el poder y llamaron a reforzar las sanciones contra el régimen tras cinco meses de brutal y sangrienta represión al movimiento de contestación en Siria.    

Como respuesta a esta condena, el Presidente sirio, Bashar al Assad, concedió una entrevista a la televisión siria en la que declaró que los llamados occidentales pidiendo que se vaya «carecen de valor» y anunció elecciones locales en diciembre y legislativas

como muy tarde en febrero. Bashar Al Assad dijo que «al abstenernos de reaccionar, les decimos ( a los occidentales) que sus declaraciones no tienen valor».  

Asad sentenció que «tales declaraciones no deben hacerse sobre un presidente que ha sido elegido por el pueblo sirio y que no ha sido instalado por Occidente, un presidente que no está fabricado en Estados Unidos».  

En cuanto al respeto de los derechos humanos en Siria, el presidente aseguró que hay una «comisión de investigación independiente» en el país. «Un número limitado de personas ya ha sido juzgado sobre la base de pruebas irrefutables. El principio es que cualquiera, ya sea militar o civil, que haya cometido un crimen contra un ciudadano será juzgado sobre la base de pruebas. No exculparemos a un culpable y no condenaremos a un inocente», precisó.