miércoles, 24 de agosto de 2011

Dilma Rousseff es la latinoamericana más poderosa del mundo según Forbes

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, es la mujer latinoamericana más poderosa del mundo, según una lista difundida hoy por Forbes.

En la publicación también aparecen las presidentas de Argentina, Cristina Fernández, y de Costa Rica, Laura Chinchilla, así como la modelo brasileña Gisele Bündchen.

La mandataria brasileña le arrebata así el puesto a la juez de origen puertorriqueño Sonia Sotomayor, que pasó de estar a la cabeza de ese ránking en 2010 a no aparecer este año en la lista de las cien mujeres más poderosas del mundo de Forbes, que lidera la canciller alemana, Angela Merkel.

La revista defiende la inclusión de Rousseff entre las más poderosas gracias a su «extraordinario» ascenso hasta la Presidencia de Brasil, por el cual se convirtió en la primera mujer de la historia en ponerse al mando de la mayor economía de América Latina.

Rousseff, que en 2010 ocupaba el puesto 95 de la lista global, se ha convertido en la tercera mujer más poderosa del mundo, y la número 16 de la lista que incluye tanto hombres como mujeres.

Según la relación de Forbes, que encabezan la canciller Merkel y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, la segunda mujer más poderosa de latinoamérica es la presidenta argentina, quien ha escalado posiciones desde el lugar número 68 del 2010 hasta el 17 de este año.

La publicación recuerda que Fernández, la primera mujer elegida para la Presidencia de Argentina, anunció en junio pasado sus planes para luchar por un segundo mandato, aunque afronta grandes obstáculos como las altas tasas de inflación y oposición desde el ámbito de los negocios.

En el tercer puesto de las latinoamericanas más poderosas se encuentra otra brasileña, la modelo Gisele Bündchen, quien se coloca en el puesto número 60 y también en ese mismo número de las famosas con más influencia.

Forbes destaca tanto el activismo social de la modelo, quien fue designada en 2009 embajadora de Buena Voluntad de la ONU por su interés en las causas medioambientales, como los jugosos ingresos que se embolsa por ser la imagen de marcas como la firma brasileña de calzado Grendene, así como H&M, Pantene o Max Factor.

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, es la cuarta mujer con más poder de América Latina y la número 86 del mundo, con lo que ha perdido tres puestos con respecto al 2010, cuando ocupaba el puesto 83 gracias en parte a la reforma fiscal que impulsó tras tomar posesión en febrero de ese año.

En ese ránking aparecen también la española, Ana Patricia Botín (77), presidenta de la entidad bancaria Banesto e hija del banquero Emilio Botín, y la empresaria sudafricana de origen portugués María Ramos (93).