miércoles, 24 de agosto de 2011

Unión Europea corta poco a poco el comercio energético con Siria antes del embargo

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Las traders de petróleo más grandes del mundo, así como las compañías del sector, están cortando sus vínculos comerciales con Siria, mientras la Unión Europea prepara la imposición de un embargo petrolero, reduciendo así los ingresos por la comercialización de crudo e insumos de diesel al régimen de Bashar al-Assad.

Vitol, Trafigura, BP, Royal Dutch Shell y Total están entre las mayores compradoras del petróleo sirio, el cual suple a la mayoría de las refinerías europeas, o a los vendedores de productos refinados (como diesel o gasolina). Los ejecutivos de la industria dijeron que las comercializadoras así como las compañías trasnacionales de petróleo han estado paralizando las operaciones con Siria, de forma lenta, rechazando la posibilidad de realizar nuevos contratos de exportación o de importación.

Los mismos ejecutivos agregaron que las empresas todavía tienen contratos significativos que fueron firmados meses atrás, para obtener tanto productos refinados como petróleo. Pero aseguraron que los contratos no están siendo cumplidos debido a la imposición de las sanciones.

Bruselas está avanzando, mientras tanto, en la imposición de un embargo de las exportaciones de crudo luego de que los gobiernos europeos acordaran imponer nuevas sanciones en contra de la respuesta que ha dado Assad a las manifestaciones que se han dado en ese país, desde hace cinco meses. Los comerciantes han dicho que esperan que la Unión Europea anuncie las nuevas sanciones a comienzos de la semana entrante.

Se espera que las penalidades apunten a dos empresas del Estado: la Syria Petroleum Corporation (encargada de la producción) y Sytrol (a cargo de las ventas extranjeras).

La medida llega después de que Washington impusiera, la semana pasada, fuertes sanciones en contra de la nación, prohibiendo a las compañías americanas importar o exportar petróleo y sus derivados desde Siria. A pesar de que se trata de un país productor, que genera unos 378.000 barriles de crudo por día, es limitado a la hora de refinar, por lo que debe comprar gasolina.

Se espera que la nueva decisión no genere un mayor efecto en el mercado global energético, pues Siria es un jugador pequeño, produciendo significativamente menos que los 1,6 barriles de petróleo que producía Libia antes de que comenzara la guerra civil.

Shell informó que detuvo la importación de gasolina y de otros productos de Siria “hace meses”, pero se negó a comentar más al respecto. BP indicó que estaba “estimando el impacto de las sanciones”. Por su parte, Total se negó a dar explicaciones sobre sus operaciones, agregando que la empresa “siempre ha cumplido todas las leyes que son aplicables a la compañía y así seguirá siendo”. Las comercializadoras también se negaron a declarar.

Fuente: The Globe and Mail