sábado, 27 de agosto de 2011

Nuevo León decreta luto por atentado a Casino Royale de Monterrey y recibe solidaridad del mundo entero

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Nuevo León, uno de los estados de México cuya capital es Monterrey, decretó que durante los días del 25 al 27 de agosto de cada año, se ice la bandera a media asta en señal de duelo por el atentado al Casino Royale, el jueves pasado, donde murieron 52 personas.

Por otro lado, en Ciudad de México, unas 300 personas que habían sido convocadas por la red social Twitter se reunieron anoche frente al Ángel de la Independencia  para apoyar a los ciudadanos de Monterrey y recordarles que no están solos.  

Del exterior el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, calificó el ataque al Casino Royale como “bárbaro” y manifestó “que los pensamientos y oraciones –de los ciudadanos estadunidenses– están con las víctimas y sus familias en estos momentos difíciles”.  

Igualmente, otros jefes de estado del mundo entero manifestaron su solidaridad con México, entre ellos la canciller de Alemania, Angela Merkel, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el presidente de Chile, Sebastián Piñera y la mandataria de Costa Rica, Laura Chinchilla.  

Excelsior.com.mx  

El gobernador Rodrigo Medina de la Cruz emitió un decreto de luto para que en Nuevo León, durante los días 25, 26 y 27 de agosto de cada año, se ice la Bandera de México a media asta, en señal de duelo y en memoria de las 52 víctimas del ataque al casino Royale, el jueves anterior.  

“Se decretan tres días de duelo en el estado de Nuevo León, en memoria a las víctimas inocentes del atentado perpetrado el día 25 de agosto de 2011 y en solidaridad con sus familiares y seres queridos que les sobreviven”, precisó el acuerdo difundido en un comunicado por el gobierno del estado.  

Por lo anterior, indicó, “los días del 25 al 27 de agosto de cada año se deberá izar la Bandera Nacional a media asta en señal de duelo, memoria y honor de las personas que fallecieron en el citado ataque”. 

En el decreto, Medina de la Cruz señaló que “la Secretaría General de Gobierno deberá realizar las acciones conducentes al debido cumplimiento del presente acuerdo”.  

A su vez, “las dependencias y entidades que integran la administración pública del estado realizarán en la fecha de referencia los actos protocolarios tendientes a izar la Bandera Nacional a media asta, por las causas mencionadas en el presente acuerdo”, agregó.    

El Ejecutivo estatal instruyó a poner en conocimiento de las autoridades correspondientes el decreto, “para que se lleve a cabo el acto protocolario para izar la Bandera Nacional a media asta, de conformidad con lo establecido por los artículos 15, 18, 19 y 20 de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales      

Monterrey, no estás solo’, claman manifestantes desde el DF    

Unas 300 personas que habían sido convocadas por la red social Twitter se manifestaron anoche frente al Ángel de la Independencia de la Ciudad de México para apoyar a los ciudadanos de Monterrey y recordarles que no están solos.  

La etiqueta «cacerolazo» ha estado circulando todo el día en esa red social, convocando a los mexicanos a llevar cacerolas y hacer ruido contra la violencia.  

Pese a que fueron numerosas las voces y posturas que, gracias a un megáfono, se escucharon bajo los pies de este emblemático lugar, una fue la propuesta principal: los mexicanos tienen que organizarse y salir a la calle para demostrar que están hartos de tanta barbarie.  

Esta noche, cuando el activista y tuitero Daniel Gershenson tomó la palabra para recordar a los 52 muertos en el Casino Royale de la capital de Nuevo León, afirmó que era «un lugar en donde muchas personas que estaban divirtiéndose se toparon con una realidad inconcebible».  

Varios activistas repartieron carteles en los que podían leerse mensajes como: «Yo no pedí esta guerra», «Ya nos quitaron los sueños, entonces despertemos» o «Y la guerra contra la impunidad, ¿cuándo?».  

Tras las cacerolas y los gritos, vinieron las propuestas. El megáfono se abrió a todos los ciudadanos que quisieron mostrar su indignación y sus opiniones.  

Tomar como propios los muertos ajenos, honrar los lugares en los que se han cometido crímenes, reunirse en pequeños grupos para hacer acciones concretas, fueron algunas de las propuestas hechas por anónimos o miembros de distintas organizaciones.  

«Soy un mexicano más y me duele lo que estamos viviendo en este país. (El presidente Felipe) Calderón lleva una estrategia errónea y no sé cuánto más tenemos que aguantar», expuso un joven.  

«Que los casi 50 mil muertos sirvan de algo, para cambiar, ojalá esto sea el comienzo del cambio», rezó una mujer.  

Calderón fue en numerosas ocasiones el blanco de las críticas hasta el punto de que muchos de los manifestantes gritaron pidiendo su dimisión. «Si todavía le queda una gota de amor por México, tiene que dimitir», exigió una ciudadana.  

María Olga Alvarado, de Ciudad Juárez, una de las asistentes a la marcha, apuntó que no aguantan más esta situación injusta y sin respuestas. «¿Qué más viene?», reclamó.  

Hubo algunas discusiones entre los participantes, pero el grito unánime era de unión. «Todos somos víctimas de alguna manera. No esperemos a que el muerto sea un familiar. Debemos estar unidos todos los mexicanos», dijo un joven.  

Otros se culparon a sí mismos, a México «que ha perdido su identidad» y expresaron que lo necesario es acabar con la corrupción y la indiferencia de los ciudadanos que no denuncian los crímenes que ocurren a su lado.  

«Eduquemos a nuestros hijos para no tener que castigar a nuestros hombres», pidió una señora. Un anciano, con lágrimas, se lamentó de que no hubieran acudido miles de personas a la marcha y pidió que la próxima vez todos traigan a familiares y amigos.  

Se guardó un minuto de silencio por las víctimas, antes de pasar a la lectura de los nombres de los muertos de Monterrey, seguidos del grito «no debió morir».  

El acto duró una hora y media, aunque las televisiones se fueron mucho antes, quizás cuando los manifestantes las mencionaran como cómplices de la crisis social. Los focos se apagaron, llegó la lluvia, pero los mexicanos no se callaron          

Obama se solidariza y lamenta la masacre  

Como “bárbaro” calificó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el ataque ocurrido el jueves pasado en el Casino Royale en Monterrey y manifestó “que los pensamientos y oraciones –de los ciudadanos estadunidenses– están con las víctimas y sus familias en estos momentos difíciles”.  

En una declaración emitida a través de la Casa Blanca, el mandatario estadunidense condenó “en los términos más enérgicos posibles el ataque bárbaro y censurable ocurrido en Monterrey”.

Obama envió este mensaje desde Martha’s Vineyard, en Massachussets, donde se encuentra pasando unos días de vacaciones con su esposa Michelle Obama y sus dos hijas.  

En el documento, Barack Obama asevera que el gobierno estadunidense seguirá siendo un aliado de México en la lucha contra el narcotráfico.  

“Con México compartimos la responsabilidad de enfrentar este reto y estamos comprometidos a continuar ofreciendo cooperación sin precedentes para confrontar a estas organizaciones criminales”, señaló.  

Asimismo se refirió a que el pueblo de México está sosteniendo una valiente lucha por debilitar “a las violentas organizaciones criminales transnacionales” que amenazan tanto a México cómo a la Unión Americana.  

Horas después de que se emitiera este comunicado, el presidente Felipe Calderón hizo una declaración señalando que estos continuos ataques del narcotráfico a la población civil tienen una relación con el creciente consumo de drogas en la Unión Americana y que esa nación debe tomar medidas al respecto.  

Sin embargo cuando los periodistas en Washington, D.C., pidieron a la Casa Blanca su postura sobre esta declaración, no hubo respuesta.  

Países como Alemania, Francia, Chile y Costa Rica, entre otros, mostraron su repudio al ataque contra un casino en Monterrey, donde murieron al menos 52 personas.  

La canciller de Alemania, Angela Merkel, así como el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el presidente de Chile, Sebastián Piñera y de Costa Rica, Laura Chinchilla, entre otros, se sumaron a la condena contra el ataque del jueves pasado.  

Merkel aseguró estar “profundamente conmocionada” por el fallecimiento de 52 personas en el Casino Royale en Monterrey, después de que un grupo armado prendiera fuego al lugar.  

A su vez, Ban Ki-moon, secretario de la ONU, dijo estar “horrorizado por el ataque incendiario” y condenó el acto de deplorable violencia. Envió sus condolencias y solidaridad a las familias que han sufrido esta terrible pérdida.  

Desde Costa Rica, la presidenta Laura Chinchilla, quien estuviera en nuestro país a principios de semana, expuso que lo ocurrido la noche del jueves fueron “cobardes actos terroristas”.  

Chinchilla dio a conocer que mantuvo una conversación telefónica con el presidente Felipe Calderón en la que le manifestó su indignación por esos actos “que cubren de sangre a un pueblo hermano”, así lo comentó en su cuenta de Twitter.  

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, condenó el “brutal hecho de violencia y lamentó el atentado que ha perturbado a México.  

El gobierno de Chile envió al pueblo mexicano “sus más sentidas condolencias y solidaridad para con las autoridades y el pueblo mexicano y transmitió sus profundos sentimientos de pesar a los familiares de las víctimas” mediante un comunicado.  

El presidente Sebastián Piñera refrendó su “absoluto apoyo al presidente Felipe Calderón” en el combate contra el narcotráfico, terrorismo y la delincuencia organizada transnacional.  

El gobierno francés condenó este viernes el ataque que califico como un “acto de barbarie”, según una nota del ministerio de Relaciones Exteriores.

“Francia condena con el mayor rigor este acto de barbarie que ha sacudido brutalmente la sociedad mexicana”, manifestó.  

OEA y Amnistía Internacional exigen justicia  

Amnistía Internacional (AI) y la Organización de los Estados Americanos (OEA) condenaron el ataque cometido contra el Casino Royale en Monterrey, Nuevo León, el jueves pasado, donde al menos 52 personas fallecieron.  

AI expuso que es responsabilidad de las autoridades federales y estatales realizar una investigación verdaderamente exhaustiva para conocer la identidad de los responsables.

La organización planteó a través de un comunicado que los familiares de las víctimas deben recibir la atención debida y la reparación del daño sólo podrá ocurrir si hay “una justicia imparcial, efectiva y completa”.  

Para esta ONG, que durante 50 años ha luchado por la protección de los derechos humanos de personas en situaciones límite, la tragedia ocurrida ayer en Monterrey muestra que está vigente el reto que enfrenta el Estado mexicano de garantizar la seguridad de la población.  

En tanto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, expresó este viernes su “indignación” por el ataque.  

Insulza manifestó su “tristeza e indignación ante esta nueva tragedia que afecta a un pueblo que da muestras claras de querer avanzar hacia el desarrollo y el bienestar de manera pacífica”, indicó en un comunicado de su oficina.

El titular de la OEA hizo votos por que la justicia mexicana encuentre y castigue a los culpables.  

Insulza aplaudió la batalla contra el crimen organizado realizada por el gobierno de Felipe Calderón “que ha comprometido todos los recursos institucionales del Estado mexicano en una lucha tan dura como difícil, la que, por cierto, nuestra organización estará apoyando como sea necesario”.  

“Sólo la voluntad política, la persistencia y la acción coordinada entre los gobiernos de la región podrá producir resultados en una lucha frontal contra el crimen organizado”, agregó