domingo, 28 de agosto de 2011

La industria farmacéutica crea enfermedades para crear más mercado, lo dice medico peruano, funcionario de la Unesco

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El médico peruano Emilio La Rosa, vicepresidente del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO, pone en duda aquel precepto de que “todo se cura con medicamentos” y critica algunas prácticas de la industria farmacéutica.

La Rosa habla por ejemplo de ciertas enfermedades creadas y el proceso para ello es simple. Se reúnen síntomas y se hacen algunos trabajos “científicos” y listo la enfermedad ya está creada.    

El periódico peruano La Republica hizo una entrevista a este médico, cuyas respuestas son interesantes y dignas de tomar en cuenta. 

Larepublica.pe      

¿Cuáles son las enfermedades que han sido ‘creadas’ por la industria farmacéutica?  

Por ejemplo, la prehipertensión, la andropausia y el síndrome de disfunción sexual femenina, el síndrome disfórico premenstrual (cólicos). La andropausia es una enfermedad que se quiere crear y en realidad esta no es otra cosa que la disminución de la producción de testosterona en el hombre. Pero esto es fisiológico, es decir, todos los hombres a partir de los 45 a 50 años comienzan a bajar sus niveles de testosterona.  

¿Y la prehipertensión?  

El proceso de creación de una enfermedad es bien simple. Suman una serie de síntomas y le dan la categoría de enfermedad realizando trabajos “científicos”. La hipertensión se diagnostica cuando la persona tiene una presión máxima superior a 145 y una presión mínima superior a 90. Ahora bien, han creado una nueva afección que es cuando la persona tiene entre 120 y 139 de sistólica y entre 80 y 89 de diastólica. Le llaman síndrome prehipertensivo. En Francia, donde yo vivo, hay 11 millones de hipertensos, más los prehipertensos, llegamos a los 36 millones de personas que “necesitarían” tratamiento.  

Pero el síntoma, el malestar o el dolor sí existen…  

Claro, pero no es una enfermedad. Supongamos que mañana hallamos el medicamento que cura la hipertensión arterial. La persona va a tomarlo y se va a curar. No va a necesitar más medicamentos ni pagar por ellos. Si dejan de tomar medicamentos ¿quién va a dejar de ganar? La industria farmacéutica. ¿Por qué el mundo farmacéutico crea estas enfermedades? Para crear más mercados. Esta industria es la que tiene mayor tasa de beneficio (ganancias netas anuales), que es más o menos del 18%. Para que tenga una idea, en el sector financiero es del 15%.  

¿Qué lleva a los laboratorios a realizar estas prácticas?  

Son básicamente dos razones. La primera es que cada año hay nuevos medicamentos que dejan de ser propiedad, digamos, de un laboratorio y pasan al dominio público, es decir, pasan a ser genéricos. Entonces la industria farmacéutica pierde dinero. La segunda es que cada vez es más difícil poner en el mercado nuevas moléculas con efectos superiores a las que ya existen. No solo más difícil, sino también más costoso.  

¿Cuál es el riesgo de tratar, como en el caso de los “prehipertensos”, a personas que no requieren tratamiento?  

Estos medicamentos pueden causar a la larga algún tipo de efecto secundario que sí va a desencadenar una enfermedad. Lo que se necesita es una iniciativa desde los propios Estados. Que se cree, por ejemplo, un organismo que regule estos temas y que sea el Estado y no los laboratorios el que trabaje con los propios médicos para que no existan conflictos de intereses. La industria farmacéutica está derivando hacia formas que no son éticamente aceptables.    

¿Qué es un medicamento cosmético?  

Es un medicamento que aseguran es de larga absorción, pero que en realidad no tiene un verdadero beneficio y termina costando hasta ocho veces más. En ese grupo está buena parte de los antiinflamatorios.  

¿Qué efectos secundarios puede ocasionar el uso de estos medicamentos?  

Un caso fue el del medicamento Vioxx, un antiinflamatorio y analgésico de fines de los 90 para la artrosis. Al cabo de algunos años se comprobó que producía efectos secundarios graves a nivel cardiaco, incluso hubo muertos. El laboratorio dejó el Vioxx en el mercado pues calculó que pagaría por las muertes menos de lo que serían sus ganancias ese año.