domingo, 28 de agosto de 2011

Se agota el modelo de crecimiento económico impulsado por la renta petrolera

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Venezuela, en su camino al socialismo, ve como cada vez más el recurso petrolero no es suficiente para mantener el alto gasto del Estodo, mientras se suma en un rally de deuda externa creciente.  Los problemas de esta economía, dependiente en una alta proporción de la renta por el crudo, se reafirman ante la falta de inversión y una debilidad en la oferta, según resaltan los expertos.

Así lo reporta El Universal:


Históricamente el alza de los precios del petróleo se ha traducido en un vigoroso impulso para la economía porque las empresas aumentan la producción y las familias consumen más, gracias a que la rebosante chequera del Gobierno permite incrementar los salarios e iniciar proyectos que requieren del sector privado, pero la fórmula comienza a agotarse. 

Las estadísticas oficiales nos dicen que el precio del petróleo desafía la ley de la gravedad y en lo que va de año se mantiene en un asombroso promedio de 99,29 dólares, mientras que el gasto del Gobierno es el más elevado desde 1998, pero la respuesta de la economía es tibia. 

Tras dos años de recesión el PIB aumentó 4,8% en el primer trimestre, pero en el segundo trimestre el crecimiento se desaceleró notablemente hasta 2,5% y la economía aún se mantiene 1,8% por debajo del nivel alcanzado en 2008. 

La pared 

Efraín Velásquez, presidente del Consejo Nacional de Economía, explica que «no hay mayor recuperación por la debilidad de la inversión, un consumo privado que no se recupera de manera importante y problemas en el lado de la oferta». 

La inversión es clave porque se trata de la compra de maquinarias y equipos que permiten ampliar la producción y por ende, contratar más personal, y en el segundo trimestre cayó 3,6% para ubicarse en el nivel más bajo en cinco años. 

Si bien ante el ajuste de los sueldos las familias comienzan a gastar más, años de elevada inflación restan capacidad y el consumo privado, aunque crece 3,6% en el segundo trimestre de este año, sigue estando 1,6% por debajo del escalón alcanzado en 2008. 

«Las fallas en el lado de la oferta que restan efectividad al gasto público incluyen problemas como el déficit de energía eléctrica, un diseño de política cambiaria donde no hay suficiente entrega de divisas al sector privado y empresas estatizadas que ahora producen menos», indica Efraín Velásquez. 

Las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) todas bajo el control del Gobierno, han disminuido la producción generando escasez de insumos básicos en el país. 

El Banco Central admite en su reporte sobre el desempeño del segundo trimestre que «la construcción demandada por el sector privado disminuyó 8,4%, afectada por la menor ejecución de obras de carácter residencial, motivado, entre otros factores, a la menor disponibilidad de insumos básicos». 

Al mismo tiempo, en un entorno donde en el costo de la materia prima importada impide mantener la rentabilidad a los precios que fija el Gobierno, un número importante de empresas ha recortado la producción. 

El Banco Central explica que la caída de 1,3% en la producción de alimentos y bebidas se debe a «las pérdidas derivadas de las fuertes precipitaciones, el rezago en la disponibilidad de insumos y la volatilidad en los precios de las materias primas importadas». 

José Guerra, director de la Escuela de Economía de la Universidad Central, resalta que «la debilidad en la producción nacional hace que una porción relevante del efecto del gasto público se filtre al exterior porque hay que importar más para satisfacer la demanda». 

De acuerdo con los datos del segundo trimestre, por cada punto que crece el PIB las importaciones aumentan diez. 

Más lento 

Efraín Velásquez proyecta que en el tercer y cuarto trimestre de este año el crecimiento seguirá perdiendo fuerza hasta situarse en torno a 2%. 

En un ambiente de negocios poco alentador, signado por leyes que aumentan los controles y expropiaciones, es poco probable que la inversión privada aumente en términos importantes. 

José Guerra destaca que «el consumo te saca de la recesión pero la inversión es la que te permite seguir creciendo a tasas altas porque aumenta la capacidad de producción». 

A diferencia del resto de las principales economías de Latinoamérica Venezuela no puede esperar que la inversión extranjera sea un factor importante tras registrar números rojos en 2010 y tan solo alcanzar, en términos netos, 1.184 millones de dólares en los primeros seis meses de este año. 

China, que se ha convertido en un gran inversionista en países como Brasil y Argentina, ha creado con Venezuela una relación basada en préstamos a cambio de de petróleo. 

La fuerza para crecer también disminuye porque Pdvsa ha limitado los desembolsos destinados a incrementar su capacidad de producción. 

Trabajos de investigación indican que el petróleo llega a representar hasta 40% del PIB por su relación con otros sectores como el metalmecánico y la construcción.