martes, 30 de agosto de 2011

Una tregua a las bandas organizadas es inaceptable para el presidente mexicano Felipe Calderón

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

“Si a mí me di­cen que la so­lu­ción es no te me­tas con ellos, dé­ja­los en paz, yo no voy a per­mi­tir, de­fi­ni­ti­va­men­te, que si­gan ex­tor­sio­nan­do a la gen­te”, dijo Felipe Calderón en respuesta a quienes sostienen que se debe hacer una tregua con el crimen organizado. “Perdón nunca”, agregó.

Entre quienes se han expresado a favor de una eventual tregua están el expresidente Vicente Fox, el escritor Carlos Fuentes y hasta la revista americana Forbes.  

Laprensa.com.mx  


El Pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón Hi­no­jo­sa re­pro­chó que ha­ya quie­nes pre­ten­dan que se ne­go­cie con el cri­men or­ga­ni­za­do o peor aún, se les brin­de am­nis­tía a los cri­mi­na­les, co­mo aque­llos que que­ma­ron el ca­si­no, en el que fa­lle­cie­ron 52 per­so­nas.

En en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va, el Je­fe del Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral co­men­tó so­bre la pro­pues­ta de su an­te­ce­sor Vi­cen­te Fox Que­sa­da, en el sen­ti­do de le­ga­li­zar las dro­gas y brin­dar am­nis­tía a cri­mi­na­les, en una pa­la­bra, ne­go­ciar con el cri­men or­ga­ni­za­do.

“Ima­gí­na­te en es­te mo­men­to que a los cri­mi­na­les que lan­za­ron la ga­so­li­na a es­te lu­gar (Ca­si­no Ro­ya­le) de ma­ne­ra co­bar­de, ruin, les de­mos am­nis­tía y los de­je­mos li­bres, qué es eso, o sea, no sé cuá­les sean las ideas o fun­da­men­to de eso.

“Pe­ro yo creo que pa­ra am­nis­tía y pa­ra tre­gua con los cri­mi­na­les ya tu­vi­mos de­ma­sia­dos años y aho­ri­ta es­ta­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias de ha­ber­los de­ja­do cre­cer en to­do el país”, ase­ve­ró el Pre­si­den­te Cal­de­rón.

En es­te mar­co, el Pri­mer Man­da­ta­rio es­ta­ble­ció que el cri­men or­ga­ni­za­do es co­mo un cán­cer, pues­to que no se com­ba­tió en su mo­men­to con de­ter­mi­na­ción y és­tos se fue­ron ex­pan­dien­do por to­do el país, prin­ci­pal­men­te en el no­roes­te.

Pun­tua­li­zó que “la te­rri­ble” lu­cha que pro­vo­ca vio­len­cia y muer­te en la re­gión es a con­se­cuen­cia de la con­fron­ta­ción que lle­van a ca­bo gru­pos de­lic­ti­vos co­mo el Cár­tel de Los Ze­tas con­tra los del Gol­fo.

De­jó en cla­ro que su go­bier­no no va a per­mi­tir que los cár­te­les se apro­pien de la so­cie­dad. “Si a mí me di­cen que la so­lu­ción es no te me­tas con ellos, dé­ja­los en paz, yo no voy a per­mi­tir, de­fi­ni­ti­va­men­te, que si­gan ex­tor­sio­nan­do a la gen­te, que si­gan eje­cu­tan­do su vio­len­cia con tan­ta sa­ña en­fren­te de to­dos no­so­tros, que deam­bu­len ca­mio­ne­tas im­pu­ne­men­te con fu­si­les de al­to po­der por las ca­lles, que se­cues­tren a la gen­te, que ex­tor­sio­nen co­mer­cian­tes, no lo voy a per­mi­tir y es­toy ab­so­lu­ta­men­te de­ter­mi­na­do a eso”.

Por lo que ha­ce a la otra pro­pues­ta del ex Man­da­ta­rio Fox Que­sa­da, de le­ga­li­zar la dro­ga, Cal­de­rón Hi­no­jo­sa tam­bién fue en­fá­ti­co al se­ña­lar que cuan­do hay una pro­hi­bi­ción, se ge­ne­ra un mer­ca­do ne­gro, pre­cios y ren­tas es­tra­tos­fé­ri­cas que ali­men­tan las fuer­zas de es­tos cri­mi­na­les y su vo­ra­ci­dad.

Su­bra­yó que la am­bi­ción que ge­ne­ran las ren­tas tan ele­va­das ha­cen que es­tos cár­te­les pier­dan to­do es­crú­pu­lo y to­do lí­mi­te y ha­gan las bar­ba­ri­da­des que “es­ta­mos pre­sen­cian­do”.

Acla­ró que esa ren­ta exor­bi­tan­te no pro­vie­ne del mer­ca­do me­xi­ca­no, si­no de las gran­des uti­li­da­des que los cri­mi­na­les tie­nen -no se com­pa­ran, di­jo- con la que tie­nen ven­dién­do­le dro­ga a Es­ta­dos Uni­dos; allá es­tá la ma­yor ren­ta.

Ase­gu­ró que en tan­to Es­ta­dos Uni­dos si­ga con su ré­gi­men de pro­hi­bi­ción, es ab­sur­do que “no­so­tros con­vir­ta­mos, cam­bie­mos el ré­gi­men uni­la­te­ral­men­te, por­que quien de­ter­mi­na ese pre­cio exor­bi­tan­te, esas ren­tas es­tra­tos­fé­ri­cas al cri­men or­ga­ni­za­do no es el mer­ca­do me­xi­ca­no de dro­gas si­no el ame­ri­ca­no”.

Ase­ve­ró que son los es­ta­dou­ni­den­ses los res­pon­sa­bles de la si­tua­ción que es­ta­mos vi­vien­do, que la gran fuer­za que tie­nen los cri­mi­na­les “de­ri­va pre­ci­sa­men­te de la in­sa­cia­ble de­man­da de dro­ga de Es­ta­dos Uni­dos.

“De los mi­les, de­ce­nas de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que los ciu­da­da­nos nor­tea­me­ri­ca­nos pa­gan a los cri­mi­na­les, me­xi­ca­nos y ame­ri­ca­nos, ellos es­tán pa­gan­do es­tos crí­me­nes, tie­nen que es­tar cons­cien­tes de eso.

“Y no es­ta­mos ha­blan­do de unos cuan­tos, son más de 100.000,000 de nor­tea­me­ri­ca­nos los que con­su­men dro­ga o han con­su­mi­do dro­ga y ellos son res­pon­sa­bles”, en­fa­ti­zó.

Por ello, re­mar­có que la exi­gen­cia de Mé­xi­co es do­ble: que re­duz­can el con­su­mo y la de­man­da de dro­gas, que es el pro­ble­ma y que cie­rren el cri­mi­nal trá­fi­co de ar­mas y ven­tas de ar­mas de al­to po­der; que tam­bién obe­de­cen al lu­cro de quien se de­di­ca al ar­ma­men­tis­mo.

Aho­ra bien, di­jo, si no pue­den re­du­cir la de­man­da por dro­ga y si no quie­ren si ya es­tán re­sig­na­dos los ame­ri­ca­nos a “me­ter­se cuan­to quie­ran, pues en­ton­ces há­gan­lo, pe­ro en­cuen­tren una so­lu­ción, y eso es­tá en ma­nos de ellos, que le cie­rren las ga­nan­cias es­tra­tos­fé­ri­cas a los cri­mi­na­les, o que bus­quen una so­lu­ción de mer­ca­do y en­ton­ces el de­ba­te de le­ga­li­za­ción de dro­gas tie­ne que dar­se a par­tir de una rea­li­dad in­ter­na­cio­nal y en Es­ta­dos Uni­dos.

O bien, que pon­gan un puer­to de en­tra­da li­bre pa­ra que por ejem­plo la co­caí­na que vie­ne de Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la o Pe­rú, no pa­se ni por Mé­xi­co, ni por Gua­te­ma­la o Hon­du­ras por­que ha­ce una ver­da­de­ra ca­ra­va­na de muer­te y que es pre­ci­sa­men­te lo que más exa­cer­ba las dis­pu­ta por ru­tas y te­rri­to­rios en­tre los cri­mi­na­les”.