miércoles, 31 de agosto de 2011

EE. UU. malgastó entre 31.000 y 60.000 millones de dólares en Irak y Afganistán

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Estados Unidos desperdició entre 31.000 y 60.000 millones dólares en las guerras de Irak y Afganistán en la última década debido a problemas como la escasa supervisión de contratistas, corrupción y mala planificación.

Efe indicó que Katherine Schinasi, miembro de la «Comisión sobre Contratos de guerra«, señaló durante una rueda de prensa en la que presentó este informe que «todos los días se desperdician 12 millones de dólares» de acuerdo con estas cifras.

El informe, titulado «Transformando los contratos en época de guerra: control de costos, reducción de riesgos» y enfocado en el periodo 2001-2011, es producto de tres años de investigación, y resume datos ya divulgados en otros estudios.

«El gobierno no estaba preparado para ir a la guerra con Afganistán en 2001 e Irak en 2003 empleando a un gran número de contratistas civiles», y es todavía incapaz de suministrar la gestión efectiva y supervisión de un gasto que se prevé superará los 206.000 millones de dólares (unos 143.000 millones de euros) para fines del año fiscal 2011, agregó Michael Thibault, co presidente de la Comisión y ex director de la Agencia de Auditoría de Contratos de Defensa.

Thibault aseguró que, según la investigación, el gasto excesivo representa entre «un 10% y un 20% de ese total», y que el fraude, que incluyó sobornos, manipulación de contratos y productos defectuosos, se situaría «entre el 5% y el 9%».

La mayor parte de este dinero se debe a deficiencias a la hora de revisar contratos, proyectos insostenibles o duplicados, negociaciones inadecuadas e irregulares, o auditorías retrasadas, según el análisis.

«Hay muchas causas, y no existe una solución simple», indica el informe, que aporta quince recomendaciones entre las que destacan un aumento del número de auditores, reformas al sistema de contrataciones y una mejor supervisión de los proyectos desde su inicio hasta su finalización.

Existen más de 260.000 contratistas que trabajan para el Ejército estadounidense en Irak y Afganistán, y el gobierno es «excesivamente dependiente» en su labor, agregó el documento.

Asimismo, la comisión subrayó que el malgasto se extiende no solo a las operaciones militares de Estados Unidos, si no también a proyectos de reconstrucción y ayuda en caso de desastres naturales.

Además, reconoce que algunos casos, como la actual situación en Libia, no están contemplados en el informe, por lo que el volumen de gasto excesivo y fraude puede ser mayor del reseñado.