jueves, 8 de septiembre de 2011

La economía mexicana crecerá 4,5% en 2011, según la OCDE

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Pese a algunas tendencias negativas que algunos habían pronosticado, la OCDE proyecta para México un crecimiento de 4,5% para 2011 y 3,8% para el 2012. Ambas tasas son menores a lo obtenido en el 2010, cuando la economía mexicana creció 5,5%.

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, dijo ayer que la economía mexicana es un “barco fuerte y sólido para navegar de manera solvente en aguas extremadamente turbulentas”.

La Jornada

La economía mexicana continuará creciendo en los próximos dos años, aunque en un nivel más moderado, estimó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en sus proyecciones económicas difundidas este jueves en París, Francia.

El organismo estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) de México se incrementará 4.5 por ciento en 2011 y 3.8 por ciento el año siguiente, después de una expansión de 5.5 por ciento en 2010, que consolidó la “fuerte recuperación” de México ante la crisis económica.

La ralentización del crecimiento de debe a la normalización de las exportaciones, luego de un período de marcado aumento.

“Inicialmente impulsada por las exportaciones, la actividad (económica en México) deberá pasar a apoyarse cada vez más en la demanda doméstica”, explicó la OCDE en su informe.

El organismo advirtió que el país deberá reducir su dependencia financiera en la producción de petróleo, que considera una “fuente de ingresos volátil”, aunque se encuentra estable en el momento.

Para ello, recomendó al gobierno implementar nuevas reformas en los sistemas de impuestos y retirar “más rápidamente” los subsidios para la energía.

La OCDE también sugirió que el Banco Central no eleve las tasas de interés de inmediato, ya que aún existe una gran capacidad de producción no utilizada, que la inflación ha caído durante 2010 y que las expectativas a ese respecto “permanecen bien ancladas”.

En ese contexto, los recientes aumentos en los precios de los alimentos “no deberán causar efectos secundarios importantes”, estimó la OCDE.