jueves, 8 de septiembre de 2011

Reuters: Repatriación de oro podría afectar riesgo de Venezuela

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El plan del presidente Hugo Chávez de repatriar las reservas de oro de Venezuela podría debilitar la calificación crediticia del país, provocando pérdidas para los tenedores de bonos y atrayendo una nueva ola de inversores de alto riesgo.

 

El líder socialista de 57 años anunció el mes pasado que nacionalizará la industria aurífera del país sudamericano y que devolverá a las bóvedas del Banco Central unos 11.000 millones de dólares en reservas de oro que Venezuela mantiene en bancos en el exterior.

Pero la pregunta es si la repatriación podría reducir la transparencia sobre las finanzas del país exportador de crudo, justo cuándo Chávez se prepara para su reelección en el 2012.

«Su decisión de repatriar las reservas de oro podría ser potencialmente negativa en términos crediticios, en la medida en que el manejo de las reservas es menos transparente«, dijo el analista de Moody’s Patrick Esteruelas.

Una calificación más baja sería una mala noticia para los inversionistas que tienen bonos de Venezuela y podría elevar los ya altos costos de endeudamiento para el país, mientras que atraería a inversionistas hambrientos por altos rendimientos.

«Este Gobierno ya se ha caracterizado por una falta de transparencia en general y un uso altamente discrecional de sus fondos públicos», agregó Esteruelas.

Moody’s califica a la deuda venezolana de largo plazo con B2, cinco escalones del territorio de los bonos basura, con una perspectiva estable.

Los ingresos petroleros han sido constantes y Venezuela tradicionalmente ha cumplido con sus pagos de deuda. Aunque tiene una larga y apretada curva de rendimientos en el horizonte, no enfrentará amortizaciones mayores a 5.000 millones de dólares en la siguiente década.

«Los dos factores que están soportando la calificación de Venezuela son el colchón de activos que posee en el exterior y que la deuda está bien estructurada en sus vencimientos. Si la repatriación del oro resulta en la depreciación de los activos venezolanos, la calificación podría quedar bajo presión», dijo Esteruelas.

Índice Oro

Venezuela posee más del 60% de sus reservas internacionales en oro, casi ocho veces el promedio de América Latina

Después de anunciar a finales de junio que está siendo tratado por un cáncer, Chávez disminuyó sus apariciones públicas pero sigue siendo el mayor crítico en la región del «Imperio» estadounidense.

Con el apoyo de alrededor de un 50% de la población después de 12 años en el poder, Chávez tiene una buena oportunidad de ganar un nuevo mandato de seis años en las elecciones del próximo año si logra vencer la enfermedad.

Mientras los analistas se rascan la cabeza sobre la repatriación de lingotes que se anuncia en momentos de altos precios del oro, las calificadoras están observando de cerca para ver cómo el proyecto se lleva a cabo.

«Si después de que el oro sea repatriado se empiezan a ver caídas en el nivel de reservas reportadas, eso podría poner mayores presiones de rebaja en la calificación», dijo Roberto Sifon, analista de Standard & Poor’s, que califica al país con B+, cuatro escalones dentro del territorio de bonos basura, con una perspectiva estable.

Pocos días después de que el líder socialista anunciara la transferencia de las reservas a países aliados como Brasil, Rusia y China, Standard & Poor’s rebajó la calificación crediticia de Venezuela para deuda de largo plazo desde BB- a B+.

La agencia redujo la calificación utilizando una nueva metodología que da mayor peso al riesgo político, el punto débil en la percepción de solvencia del exportador petrolero. S&P expresó además su preocupación por el movimiento de las reservas, alegando la poca claridad de Venezuela en su entrega de cuentas.

«No está muy claro por qué ellos están repatriando las reservas en un momento de altos precios del oro«, señaló Sifon.

El Gobierno insiste en que solo está siendo prudente al mover el oro y unos 6.000 millones de dólares de reservas líquidas, fuera de países con crecientes preocupaciones de deuda como los de Europa y Estados Unidos, éste último golpeado hace poco con una histórica rebaja de crédito.

Algunos venezolanos ven el retorno del oro como un movimiento clásico del populismo de Chávez, rescatando los tesoros de la nación de las manos de las naciones «imperiales», una acción que podría jugar a favor de la imagen del mandatario entre las mayorías pobres.

Erich Arispe, analista de Fitch Ratings, dijo que está atento para ver cuándo y cómo el oro venezolano será traído a al país y cuán transparente será el Gobierno.

«Este podría ser otro obstáculo para evaluar la fortaleza financiera real de Venezuela», dijo.