domingo, 11 de septiembre de 2011

Pemex inicia ofensiva de expansión hacia mercados externos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La compañía petrolera mexicana Pemex inició una ofensiva de expansión hacia mercados externos. La compra de un paquete de acciones de la española Repsol, aún cuestionada por las autoridades de ese país, es apenas el comienzo. Pemex pretende exportar crudo hacia India y China. Abrirá nuevas oficinas en Singapur. Y, con su posible socia española Repsol, hará exploraciones en Colombia y Cuba.

La Jornada


 

Petróleos Mexicanos (Pemex) planea trasladar varias operaciones al extranjero, como parte de una estrategia que inició con el aumento en la participación en el capital de la española Repsol YPF y la determinación de unir sus votos en esa firma a una empresa española, revela información oficial obtenida por La Jornada. La estrategia de llevar al exterior varias operaciones, incluye desde el armado de buques a participar en la exploración y explotación de crudo en Colombia o en las aguas cubanas y estadunidenses del Golfo de México.

Informes oficiales de Pemex revelan que en este contexto se pretende el inicio de exportaciones de petróleo crudo a nuevos mercados como India y China.

Adicionalmente, se espera realizar la apertura de una nueva oficina de representación de PMI, brazo comercializador de Pemex a nivel internacional, en Singapur, el país más pequeño del Sudeste de Asia y el cuarto centro financiero más importante del mundo que juega un papel muy importante en el comercio internacional y la economía mundial.

La estrategia global de Pemex, contenida en el documento Contexto del aumento de participación de Pemex en Repsol, al que tuvo acceso La Jornada, destaca el objetivo de concretar nuevos acuerdos para la construcción de barcos tanqueros de última generación en astilleros coreanos.

A inicios de este mes Pemex aumentó de 4.8 a 9.8 por ciento su participación en el capital social de Repsol y decidió sumar sus votos en el consejo de administración a los de la constructora Sacyr Vallehermoso, que posee 20 por ciento de las acciones de la petrolera española.

No se podía asociar con una petrolera de su tamaño

Aun con una mayor participación en Repsol, Pemex continúa siendo el tercer accionista, después de dos españoles, la constructora Sacyr y La Caixa (caja de ahorro y pensiones de Cataluña). La paraestatal mexicana es el único socio que pertenece a la industria petrolera entre los tres principales accionistas, con lo que se busca –según el documento– alinear visiones y apalancar fortalezas y oportunidades de ambas empresas.

De acuerdo con los documentos, una mayor participación de Pemex en Repsol es parte de un contexto amplio de la estrategia de Pemex. “En particular en lo que se refiere a los objetivos de crecimiento que Pemex ha trazado, como por ejemplo, incrementar producción e incorporar nuevas reservas” petroleras.

Los informes detallan líneas claras en su estrategia internacional, las cuales se vinculan con los objetivos estratégicos de crecimiento: “Adquisición y construcción de activos internacionales que faciliten la logística de productos. En particular capacidad de procesamiento (sobre todo en la refinería de Deer Park en Houston), ductos y capacidad de almacenamiento, principalmente en Estados Unidos”.

Esta asociación permitirá a Pemex, según los documentos, tener acceso a un amplio portafolio tecnológico de Repsol como por ejemplo el programa de interpretación de datos de sísmica denominado Caleidoscopio, creado en 2007, que procesa 15 veces más rápido las imágenes que cualquier otra alternativa tecnológica. Este programa fue desarrollado en colaboración con la Universidad de Stanford, IBM y el Centro de Supercomputadora de Barcelona (UPC), lo cual permitirá a Pemex utilizar estas herramientas en la exploración de aguas profundas y en los campos de alta complejidad como Chicontepec.

Además, se podrá tener acceso a otras herramientas como Sherlock, proyecto multidisciplinario de geología, geoquímica y química analítica de alta resolución, que permitirá a Pemex disminuir el riesgo geológico y aumentar la tasa de éxito exploratorio.

Entre las oportunidades que pudieran derivarse de acuerdos comerciales destaca el acceso a fuentes adicionales de reservas y producción de manera directa o a través de alianzas para proyectos internacionales como la exploración y explotación en Colombia o en aguas del Golfo de México en la parte estadunidense y en Cuba en donde Repsol posee importantes portafolios de exploración.

Por ejemplo, en el Golfo de México en aguas territoriales de Estados Unidos, Repsol participa en el bloque Buckskin con una propiedad de 12.5 por ciento, como operador del pozo descubridor y con un potencial superior a unos 600 millones de barriles de petróleo.

También participa en la actividad exploratoria en Cuba en sociedad con la estatal noruega Statoil y con la empresa petrolera de India ONGC. En Brasil Repsol es la compañía (de capital privado) con el portafolio más amplio en exploración. Es el operador en el pozo Panoramix, con una propiedad de 40 por ciento.

Otras de las oportunidades estratégicas en el ámbito de la refinación, que enumeran los documentos, destaca el suministro de crudos que produce la española Repsol en Ecuador en la zona de Napo y Oriente, que pudieran ser destinados a la refinería de Salina Cruz, Oaxaca.

En otras oportunidades comerciales se prevé el intercambio de barriles de crudo Maya destinado a las nuevas unidades de coquización en España por barriles residuales rusos para suministrar a clientes de PMI en el Golfo, principalmente estadunidenses o de optimización para el Sistema Nacional de Refinación.

Se espera también el aprovechamiento del diferencial Europa-Golfo de México en precios de gasolina, a través de estrategias de almacenamiento y contratos de plazo. Actualmente, Pemex importa 40 por ciento de las gasolinas que se consumen en el país. Según Pemex se podría tener acceso a una capacidad de refinación de cerca de 800 mil barriles diarios de crudo.

Este acuerdo abre la posibilidad de realizar asociaciones en petroquímicos en cadenas rentables para ambas partes, así como la aplicación de un programa de transformación de operaciones, así como de personas de Pemex Refinación en refinerías de Repsol.

Todas estas oportunidades tendrán una contraprestación, la cual podría ser que Repsol participe bajo los nuevos esquemas de contratación mediante los contratos integrales de exploración y producción, inicialmente implementados para los conocidos como campos maduros.

El crecimiento de la participación de Pemex en Repsol, de 4.8 a 9.8 por ciento, tendrá un costo total de unos mil 600 millones de dólares. Alrededor de 40 por ciento de los recursos líquidos los aportó PMI por un monto equivalente a 600 millones de dólares. En tanto que el restante 60 por ciento, unos mil millones de dólares serán a través de contratación de deuda, sin embargo Pemex explica que “la porción de deuda tendrá un costo reducido dado que será cubierto con los dividendos de las acciones”.

Pemex justifica el aumento en la participación en Repsol, que hace posible incidir en decisiones estratégicas y operativas, porque ejercer influencia suficiente para incidir en decisiones de una empresa petrolera comparable hubiera significado inversiones considerables que hubiera representado la adquisición de al menos 50 por ciento de su propiedad y cuyo monto hubiera oscilado entre 10 mil y 30 mil millones de dólares.