lunes, 12 de septiembre de 2011

Gaddafi asegura estar en Libia y llama a luchar contra la colonización del país

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Muammar Gaddafi habló nuevamente y pidió a sus seguidores “no rendirse ante la colonización del país”.

Así lo señaló en una comunicación que leyó el dueño del canal de televisión sirio Arrai. “Esto es para demostrar que el líder está entre sus tropas y guiando al pueblo en su lucha por las tierras libias y no en Venezuela o Níger o ningún otro lado”, dijo el dueño del canal que transmitió el corto mensaje, Mishan Jabouri..

Por otra parte, el gobierno de China admitió al Consejo Nacional de Transición como autoridad gobernante y representante del pueblo libio, según informó la agencia oficial Xinhua.

Era uno de los pocos países que aún no lo había hecho.

Fuerzas leales a Gaddafi atacan refinería

Fuerzas leales a Muammar Gaddafi atacaron el lunes una refinería de petróleo, provocando la muerte de 15 guardias, en un aparente intento por desbaratar las medidas de los nuevos gobernantes libios para tomar el control de los últimos bastiones del líder derrocado.

Los nuevos líderes también están buscando revivir la economía, basada en el petróleo.

Testigos dijeron que los atacantes dañaron la entrada principal de la refinería, ubicada a 20 kilómetros de la ciudad costera de Ras Lanuf, pero no la planta misma, que no está completamente operativa.

Había unos 60 trabajadores de la refinería en el momento del ataque, según uno de los dos sobrevivientes heridos en el hospital, donde fueron llevados también los muertos. La sangre manchaba todo el piso del lugar.

Ramadan Abdel Qader, un trabajador de la refinería que había recibido un disparo en el pie, dijo a Reuters que hombres armados en 14 ó 15 camiones habían llegado desde la dirección de la ciudad costera de Sirte, en manos de Gaddafi.

«Escuchamos disparos a eso de las 9 de la mañana de parte de seguidores de Gaddafi», dijo. El personal estaba durmiendo.

El ataque ocurrió horas después de que el Consejo Nacional de Transición (CNT) de Libia anunció que había reanudado parte de la producción petrolera, que había estado detenida desde que las protestas anti-Gaddafi se convirtieron en una guerra civil en marzo.

Las fuerzas del CNT, que tomaron Trípoli el 23 de agosto, dijeron que estaban encontrando una resistencia feroz en el cuarto día de enfrentamientos por la ciudad de Bani Walid, en manos de Gaddafi, a 150 kilómetros al sudeste de la capital, pero que estaban dirigiéndose a Sirte.

Mientras la presión aumenta sobre los últimos bastiones de Gaddafi, algunos de sus máximos funcionarios y miembros de su familia han huido al exterior, incluido su hijo Saadi, quien llegó a la vecina Níger el domingo después de cruzar la frontera del remoto desierto de Sahara.

El CNT ha dicho que enviará una delegación a Níger para intentar lograr el regreso de cualquier persona que sea buscada por delitos, pero Jalal al-Galal, un portavoz del consejo, dijo que la visita aún no había sido programada.

«Queremos tomar todos los pasos legales necesarios para darnos la posibilidad de lograr la detención y extradición de todos los que estamos buscando», dijo, agregando que se necesitaba tiempo para preparar los papeles que cumplan con las normas legales internacionales.

RAZONES HUMANITARIAS

Níger, igual que Argelia que el mes pasado recibió a la mujer y tres de los hijos de Gaddafi, citó razones humanitarias para aceptar fugitivos del ex Gobierno libio.

Pero Niamey prometió respetar sus compromisos con la Corte Penal Internacional, que quiere juzgar a Gaddafi, a su hijo Saif al-Islam y a su jefe de inteligencia Abdullah al-Senussi por supuestos crímenes de lesa humanidad.

La partida de Saadi, quien en un momento había ofrecido negociaciones de paz con el CNT, deja a Gaddafi, a Saif al-Islam y a sus otros dos hijos de línea dura, los comandantes militares Muatassim y Khamis, como las máximas figuras aún en fuga. Otro hijo, Saif al-Arab, fue reportado muerto durante la guerra.

En Trípoli, combatientes del CNT revelaron que habían capturado al jefe de espías de Gaddafi, Bouzaid Dorda.

Periodistas de Reuters vieron a Dorda, un ex primer ministro que conducía el servicio de espías de Gaddafi, detenido por un grupo de unos 20 combatientes en una casa en el distrito Zenata de la capital.

Dorda estaba sentado en un sillón sin estar atado, pero con hombre armado a su lado. Cuando un combatiente aseguró que él había matado gente, el ex funcionario respondió: «Pruébelo».

Vecinos que huían de Bani Walid reportaron intensos disparos en las calles, mientras se oían aviones de la OTAN.

El CNT, que prometió el domingo develar un nuevo Gobierno más inclusivo en siete a 10 días, dice que no declarará a Libia «liberada» hasta que haya tomado el control de las ciudades aún en manos de seguidores de Gaddafi.

Naciones Unidas dice que está preocupada por el destino de los civiles atrapados en las ciudades tomadas por Gaddafi.

«Nuestra mayor preocupación ahora es Sirte, donde estamos recibiendo reportes de que no hay agua ni electricidad», dijo la jefa de temas humanitarios de la ONU, Valerie Amos, a Reuters en una entrevista.