lunes, 12 de septiembre de 2011

Grecia asegura que tiene recursos hasta el mes entrante

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Los rumores continúan y los mercados siguen golpeados, aunque al cierre de la jornada Wall Street se recuperó justo antes del cierre. Sin embargo, en Grecia los trabajadores no quieren un nuevo impuesto, que fue la última medida anunciada por el Gobierno de ese país con el objetivo de satisfacer a acreedores. El dinero en Atenas solo alcanza hasta el mes de octubre.

 

Reuters reporta que los trabajadores griegos amenazaron el lunes con sabotear un nuevo impuesto a las propiedades decidido por el Gobierno como su último esfuerzo para satisfacer a sus acreedores internacionales, ignorando las advertencias de que Atenas se quedará sin dinero el próximo mes.

La medida siembra dudas sobre la meta gubernamental de cerrar un agujero de 2.000 millones de euros en su presupuesto 2011 y cumplir los objetivos de déficit que la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) le fijaron para seguir financiando al endeudado país.

Autoridades de la zona euro amenazaron la semana pasada con retener el sexto tramo del rescate, unos 8.000 millones de euros (11.000 millones de dólares), debido a los reiterados reveses fiscales del país.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, saludó las medidas fiscales anunciadas por Atenas el fin de semana y dijo que los representantes de la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE), la llamada troika, reanudarán las conversaciones el lunes.

Grecia necesita el próximo tramo de préstamos definido en su primer paquete de rescate a fin de evitar una moratoria, ya que se quedará sin efectivo en octubre.

Más temprano, el viceministro de Finanzas, Filippos Sachinidis, había dicho justamente que Grecia tiene dinero para operar hasta el próximo mes, enfatizando la necesidad del país de acceder al próximo tramo del rescate internacional.

«Definitivamente tenemos espacio para maniobrar dentro de octubre», dijo Sachinidis en una entrevista con el canal de televisión Mega, respondiendo consultas sobre por cuánto tiempo más el Gobierno podrá pagar salarios y pensiones.

«Estamos tratando de asegurarnos que el Estado pueda continuar operando sin problemas», agregó.

El Gobierno anunció el domingo el nuevo impuesto a las propiedades para asegurar que cumplirá las condiciones para el préstamo. El comisario de Asuntos Monetarios de la UE, Olli Rehn, señaló que la medida era «un gran avance» hacia el cumplimiento de las metas del país.

Pero los trabajadores de la empresa eléctrica PPC reaccionaron con enojo, prometiendo impedir que se aplique el impuesto que el Gobierno pretende recaudar mediante las cuentas de electricidad, a fin de asegurarse de que los ciudadanos paguen rápidamente.

«PPC no es vaquero ni alguacil para ponerle la pistola en la cabeza al pueblo griego», dijo el sindicato de la compañía GENOP/DEH en un comunicado.

Funcionarios de GENOP dijeron que obstruirán la emisión de cuentas y ordenarán que los empleados de PPC no corten el suministro de electricidad a los clientes que se nieguen a pagar el impuesto.

El ministro de Energía, George Papaconstantinou, criticó a los gremios de trabajadores.

«(El impuesto) no puede ser objeto de fanfarronería barata de los sindicatos», dijo en un comunicado, agregando que el sindicato no tenía ninguna atribución para definir cómo se regía la compañía.

GENOP-DEH es visto como uno de los sindicatos más duros de Grecia. En el pasado, ha realizado reiteradas huelgas para evitar que el Gobierno venda acciones o busque socios estratégicos para la compañía.

Grecia ya utiliza las cuentas de PPC para recolectar los impuestos municipales y los pagos a la emisora estatal ERT. La compañía estatal posee más del 90 por ciento del mercado de electricidad minorista del país.

Decenas de miles de familias afectadas por las medidas de austeridad ya están atrasadas en sus pagos de electricidad. GENOP-DEH estima los atrasos de los consumidores en cientos de millones de euros, incluyendo 135 millones del propio Gobierno.

En tanto, el Ministerio de Finanzas heleno informó el lunes que el déficit del Gobierno central se amplió un 22 por ciento en los primeros ocho meses del 2011 frente al mismo período del 2010, pero fue inferior a una meta provisional revisada.

Los datos del Ministerio de Finanzas mostraron que la brecha presupuestaria creció a 18.101 millones de euros (24.820 millones de dólares) entre enero y agosto, frente a los 14.813 millones de euros del mismo periodo del año pasado.

Sin embargo, el déficit fue menor al previsto en una meta revisada, que había estipulado un saldo negativo de 18.974 millones de euros para los primeros ocho meses del año, indicó el ministerio.