lunes, 12 de septiembre de 2011

La Armada mexicana captura a la primera mujer jefe del grupo delictivo Los Zetas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Una paciente labor de inteligencia desplegada por la Armada de México, permitió llegar al refugio de Verónica Moreno Carreón, La Flaka, jefa de Los Zetas en Nueva León, elegida por la banda por sus habilidades delictivas y su crueldad.

Excelsior

Elementos de la Secretaría de Marina (Semar) lograron la detención de la primera mujer designada como jefa de una plaza de la organización criminal de Los Zetas.

Se trata de Verónica Mireya Moreno Carreón, La Flaka o La Vero, presunta jefa de la plaza de San Nicolás de Los Garza, Nuevo León, quien pertenece a esa organización criminal.

De acuerdo con la dependencia federal, la detención de La Flaka se realizó luego de intensos trabajos de inteligencia que la Armada de México efectúa para coadyuvar en el mantenimiento del Estado de derecho en el norte del territorio nacional y en respaldo del pueblo neoleonés.

Funcionarios de la Secretaría de Marina revelaron que La Flaka fue designada como líder de la plaza por su habilidad para llevar a cabo diversas operaciones y por su crueldad, ya que tenía que ordenar y realizar ejecuciones y torturas, cobrar los “derechos de piso por extorsión”, los rescates por secuestros y traslado de droga, entre otras funciones.

La información de la dependencia precisa que Verónica Mireya Moreno Carreón presuntamente tomó el control de la plaza de San Nicolás de Los Garza en lugar de Raúl García Rodríguez, El Sureño, luego de que el mes pasado personal de la Armada de México lo aseguró en Monterrey.

Tras la detención de El Sureño se logró asegurar posteriormente a José de Jesús Molina, Chuy o Mr. Chip, quien de acuerdo con información de inteligencia se dedicaba a proveer de equipos de comunicación a gente dedicada al crimen organizado vinculada precisamente con El Sureño.

Moreno Carreón se encontraba en la colonia Santa Fe Oriente  cuando fue capturada en un vehículo con reporte de robo.

La autoridad le aseguró un revólver .38 especial, cien dosis de polvo blanco con las características de la cocaína, 50 dosis de la droga conocida como piedra, dos paquetes de mariguana y seis teléfonos portátiles.