martes, 13 de septiembre de 2011

Descubren la estrella más fría del universo

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Tiene la temperatura de una taza de café caliente o de un sauna, algo extraordinariamente fresco para un astro, y se encuentra relativamente cerca de la tierra.

Informa así ABC


Astrónomos han descubierto la que puede ser la estrella más fría del Universo, una enana marrón que tiene la misma temperatura que una taza de café recién servida, algo calentito a escala humana pero extraordinariamente frío para la superficie de una estrella, especialmente si se compara con nuestro Sol, que arde a 6.000º C solo en su superficie. Esta característica sitúa al nuevo astro en la borrosa frontera que separa a las estrellas frías de los planetas gigantes calientes. Incluso es posible que tenga nubes en su atmósfera. La investigación aparece publicada en la revista Astrophysical Journal.

Las enanas marrones son estrellas fallidas. No tienen masa suficiente para provocar las reacciones nucleares que hacen brillar a sus compañeras más vistosas. La enana marrón recién descubierta, identificada como CFBDSIR 1458+10B, es el miembro más tenue de un sistema binario ubicado a solo 75 años luz de la Tierra.

 

El objeto fue descubierto gracias al potente espectógrafo X-shooter del Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO) en cerro Paranal, en la Región de Antofagasta en Chile. «Estábamos muy entusiasmados al ver que este objeto tenía una temperatura tan baja, pero nunca imaginamos que resultaría ser un sistema doble en el que uno de sus componentes es todavía más interesante e incluso más frío», explica Philippe Delorme, del Instituto de Planetología y Astrofísica de Grenoble y coautor del artículo científico.

 

Como en una sauna

 

Estas tenues enanas marrones poseen una temperatura de unos 100 grados Celsius, el punto de ebullición del agua, no muy diferente de la temperatura al interior de un sauna. Con estas temperaturas, los científicos creen que las estrellas pueden tener propiedades diferentes a otras enanas marrones descubiertas previamente y que se acerquen más a los planetas gigantes. «Incluso pueden tener nubes de agua en su atmósfera», dice Michael Liu, del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawai, autor principal de la investigación.

 

Desentrañar los secretos de este objeto celeste único fue posible gracias a las capacidades de tres diferentes telescopios: el Telescopio Keck II en Hawai -con el que fue descubierto-; el Telescopio Canadá-Francia-Hawai, también situado en Hawai; y el VLT del ESO. La búsqueda de objetos fríos es un campo muy activo en la astronomía moderna. El telescopio espacial Spitzer ha identificado recientemente otros dos objetos muy tenues que podrían competir por el título de la enana marrón más fría conocida hasta la fecha, si bien su temperatura aún no ha sido determinada con tanta precisión. Observaciones futuras permitirán realizar comparaciones más precisas entre estos objetos.