miércoles, 14 de septiembre de 2011

Dos peruanos entre las víctimas del bus arrollado aparatosamente ayer por un tren en Argentina

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Luz Sánchez y su padre Lutgardo Sánchez, son dos víctimas peruanas que se encontraban a borde del autobús que fue arrollado por un tren en Argentina ayer tarde. Ellos murieron en el acto, pero el hijo de 2 años de Luz resultó herido y al parecer está fuera de peligro. El padre de Luz había llegado de visita a Argentina apenas el viernes pasado.

El Comercio

Dos peruanos figuran entre las 11 víctimas mortales que dejó la colisión de un tren contra un ómnibus en Buenos Aires, Argentina. Se trata de Luz Sánchez y su padre, Lutgardo Sánchez, quienes regresaban a su vivienda luego de una jornada laboral.

Según informó América Noticias, en el accidente también resultó herido el hijo de Luz Sánchez, un niño de 2 años de edad, también peruano, quien permanece bajo observación médica.

El accidente ocurrió a escasos metros de la estación las Flores, cuando un tren embistió a un ómnibus repleto de pasajeros que pasó por alto las barreras de seguridad de la vía ferroviaria y además de las víctimas mortales dejó alrededor de 200 personas heridas.

Lutgardo Sánchez había viajado recientemente a Buenos Aires para visitar a su hija Luz y conocer a su nieto, el pequeño Adrián. Era la primera vez que estaba en ese país.

“Primera Edición” informó esta mañana que el niño tuvo que ser operado de emergencia para salvarle la vida y ya se recupera de sus heridas. El noticiero también mostró imágenes del cumpleaños del pequeño Adrián. En estas se aprecia a la mamá del niño y al abuelo Sánchez.

LUZ TENÍA CINCO AÑOS EN ARGENTINA

David Sánchez Ramírez, hermano de Luz e hijo de Lutgardo, informó que él vive hace 18 años en Argentina y que su hermana solo tenía cinco años en el país. Su padre recién había llegado el viernes último a Buenos Aires para asistir a la celebración del cumpleaños de su nieto.

Sánchez Ramírez dijo a RPP que gestionará con la embajada peruana la posibilidad de trasladar los cadáveres hacia el Perú aunque esto lo está conversando aún con sus familiares en Lima.

Con respecto a la salud de su sobrino, señaló que el pequeño Adrián “tenía la clavícula rota y golpes en la cabeza”. No obstante, la operación a la que se le sometió salió bien su familia espera que se recupere.