viernes, 16 de septiembre de 2011

Cierran un Couche-Tard por no ser rentable: empleados dicen que se debe a la creación de un sindicato

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Los 13 empleados recientemente sindicalizados de un Couche-Tard situado en la esquina de las calles Jean-Talon e Iberville se encontraron de un día a otro, sin trabajo.

Los guardias de seguridad del local y representantes de la cadena de dépanneurs (abastos típicos de Quebec) les dieron dos minutos para recoger sus objetos personales y dejar el lugar.

Martha Donis, una empleada a tiempo completo desde hace 3 años y medio no podía creer lo que sucedía. “No es una manera de despedir a alguien. Es realmente de salvajes. Ellos nos dieron dos minutos como si fuéramos a robar cualquier cosa”, dijo.

Couche-Tard, habría alegado la no rentabilidad del local para justificar su decisión. Pero el presidente del sindicado formado en febrero pasado no lo cree. “Ellos dicen que obtienen 20.000 dólares al año. No se que hacen ellos, ya que he sido asistente del gerente y he visto las cifras. Sabemos que no es una cuestión de rentabilidad. Esto produce realmente un shock”, dijo Luis Donis.

Esta tienda Couche-Tard es la primera de la cadena en tener sindicato. Los empleados negociaban una convención colectiva y habían empezado, la misma mañana del cierre, sus primeros actos de presión colocándose autoadhesivos en sus camisas.

En abril pasado Couche-Tard cerró otro establecimiento, ubicado en la esquina de las calles Saint-Denis y Beaubien, luego de la conformación de un sindicato.

Louis Roy, presidente de la CSN prevé utilizar recursos jurídicos. “Todo indica que una vez más es un cierre por razones sindicales”, afirmó a La Presse. “El señor Bouchard (presidente de Couche-Tard) está a punto de cometer un error monumental. Está a punto de desacreditar a su compañía y además la gente interesada en trabajar no irá a esa empresa. Pienso que van a tener una escasez de personal rápidamente”.

Couche-Tard no ha respondido a los llamados hechos por la reportera de La Prese.

Fuente: La Presse