viernes, 16 de septiembre de 2011

Scotland Yard invoca la Ley de Secretos Oficiales contra ‘The Guardian’

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La policía metropolitana del Reino Unido está intentando obtener una orden judicial bajo la Ley de Secretos Oficiales para hacer que los reporteros del periódico ‘The Guardian’ revelen sus fuentes en el caso de las escuchas ilegales, según publica el mismo diario británico.

Informa así El Mundo

Los oficiales de Scotland Yard alegan que los reporteros Amelia Hill y Nick Davis podrían haber llegado a acceder a información clasificada al destapar el escándalo de las escuchas del móvil de Milly Dowler, la joven que fue secuestrada en Surrey en marzo de 2002. Ahora la policía reclama toda la información que el periódico haya obtenido en relación con este asunto.

Por su parte, el editor de ‘The Guardian’, Alan Rusbridger, dijo este viernes que harán todo lo posible por resistir a esta «demanda extraordinaria».

Al mismo tiempo, el antiguo ministro laborista, Tom Watson, que ha desempeñado un papel importante en el destape del escándalo de ‘News of the World’ se ha manifestado en contra de esta petición por parte de Scotland Yard. «Es un abuso indignante y completamente inaceptable que, después de que la policía no haya investigado debidamente los actos de ‘News of the World’ durante más de una década, intenten ahora atacar a ‘The Guardian’. Fue gracias a este periódico que los escándalos salieron a la luz», concluye.

Según cuenta Michelle Stanistreet, la secretaria general de la Unión Nacional de Periodista (NUJ) de Reino Unido, «esto supone una amenaza muy seria para el periodismo y la NUJ luchará este intento perverso de utilizar la Ley de Secretos Oficiales».

Es importante recalcar que la protección de las fuentes es uno de los principios más esenciales y básicos del periodismo. Este derecho ha sido reafirmado en repetidas ocasiones por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos como uno de los fundamentos de la libertad de prensa.

Stanistreet ha dejado claro que los periodistas se pueden proteger de estos ataques gracias al décimo artículo de la Ley de Derechos Humanos. «La NUJ también luchará por defender este derecho», explica.