miércoles, 21 de septiembre de 2011

El estado de Georgia ejecutó a Troy Davis luego que la Corte Suprema le negara el perdón a última hora

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Troy Davis fue ejecutado. A pesar de los intentos por revertir la decisión y las numerosas manifestaciones, el estado de Georgia cumplió con la condena que caía sobre el hombre por haber asesinado a un policía.

Las autoridades informaron que Davis murió por medio de una inyección letal a las 11:08 de la noche de este miércoles. El hombre había sido condenado por el asesinato de Mark McPhail, ocurrido en 1989.

La familia de McPhail estuvo presente en la ejecución, sentados en primera fila. Los reporteros que presenciaron la muerte de Davis señalaron que el hombre pidió dirigirse a la familia de la víctima antes de morir. Les dijo que era inocente y que lamentaba su pérdida.

«El incidente de esa noche no fue personalmente mi culpa, yo no tenía un arma«, dijo Davis a la familia de McPhail. Además pidió que se siga la lucha por hacer justicia. «Pido que sigan investigando para que encuentren al verdadero culpable«, dijo Davis antes de morir, según contaron los periodistas que estuvieron presentes.

También se dirigió a los encargados de llevar a cabo la condena. «Dios tenga misericordia de sus almas. Dios bendiga sus almas«, dijo mirando a los ojos a los oficiales encargados de administrarle la inyección letal.

El caso de Davis levantó mucha polémica en los Estados Unidos y el resto del mundo. Luego de varios juicios, apelaciones, declaraciones cruzadas y evidencia mal manejada, la Corte Suprema de Justicia negó el último recurso de apelación que solicitó su defensa y que retrasó la ejecución algunas horas.

A Davis se le condenó por la muerte de McPhail en un incidente afuera de un Burger King en Savannah, Georgia el 18 de agosto de 1989. Según los testigos, Davis estaba discutiendo con un indigente a quien golpeó con un arma. McPhail, policía de 27 años quien estaba fuera de servicio ese día, intentó controlar la situación y recibió dos disparos, uno en el corazón y otro en el rostro.

Varios testigos dicen haber visto a Davis con la pistola, aunque luego de varios años muchos cambiaron su testimonio e incluso denunciaron haber sido presionados por la policía para testificar.

Organismo internacionales pidieron por clemencia para Davis e incluso una petición formal se presentó frente a las autoridades del estado de Georgia con un millón de firmas en apoyo, pero de todas formas fue rechazada.

Con información de CNN