jueves, 22 de septiembre de 2011

Mercados viven jornada de intensos retrocesos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Los mercados europeos están nuevamente en rojo. Las noticias pesimistas sobre la economía mundial no cesan y ni siquiera los planes de estímulo que está adoptando la primera economía del mundo, son suficientes para calmar la ansiedad de los inversionistas.

Últimas actualizaciones:

11:40 am – Las bolsas en el continente europeo cerraron la sesión de este jueves con caídas significativas. El Ibex de España terminó la jornada en 7.830,80 puntos, lo que representa un retroceso de 4,62%. El FTSE100 del Reino Unido cayó 4,53% hasta los 5.048,79 unidades. El DAX de Francfurt cayó 5,07% hasta los 5.158,37 puntos.

Como se esperaba, Wall Street comenzó su jornada con fuertes caídas. El Dow Jones bajaba en la apertura más de 300 puntos (2,85%) y se ubicaba en 10.807,43 puntos. El S&P 500 retrocedía 2,68% hasta 1.135,47 unidades y el Nasdaq caía 2,60% y se situaba en 2.472,26.

Mientras tanto, el TSX de Toronto bajaba 2,89% hasta los 11.609,18 puntos.

mercados-usa

(Captura de pantalla-Bloomberg)

Más temprano:

Una reseña de El País sobre la información:


El rosario de malos augurios sobre la situación económica internacional que se han conocido esta semana ha dado nuevos bríos a la tendencia bajista en los mercados financieros, que al mismo tiempo no acaban de creer en la efectividad de las medidas que se están anunciando a ambos lados del Atlántico para detener la hemorragia. Primero fue el FMI quien avisó de que el estancamiento se prolongará durante más tiempo de lo previsto y llegará a 2012. Un día después, el miércoles, este organismo trasladó el foco de atención sobre la banca, dado que si nadie le pone remedio, los problemas de liquidez derivados de la crisis fiscal del euro pueden dejar al sector al borde del colapso. Y por si esto fuera poco, ayer la Reserva Federal cerró el círculo al advertir de que los riesgos a la baja sobre la primera potencia mundial son «significativos».

Ante este sombrío panorama, los inversores, que la semana pasada recuperaron una pequeña parte de su optimismo volviendo a entrar en las Bolsas, han cambiado de opinión y han optado por descontar que el frenazo será más intenso de lo esperado. Esta tendencia, que ya ayer provocó caídas en los principales parqués de referencia, se ha intensificado esta mañana. También en la deuda se ha dejado notar con fuerza el incremento de las dudas sobre el final de una crisis que se supera a medida que avanza el tiempo. Mientras, en el mercado de divisas, el euro caía a 1,34 dólares y marcaba su valor más bajo frente a la divisa estadounidense de los últimos ocho meses.

A la hora de comer, Madrid y París lideraban los recortes que se extendían por toda Europa por el mayor castigo a sus bancos. Así, mientras el selectivo español Ibex 35 se dejaba un 4,30% y decía adiós a la cota psicológica de los 8.000 puntos con Santander o BBVA cediendo entre un 4,7% y un 5%; el Cac 40 parisino perdía un 4,21%. En su caso, las dudas por la exposición de las grandes entidades financieras del país a una eventual quiebra de Grecia se traducía en descensos de hasta el 7,4% en la muy castigada Société Générale y del 5% en Credit Agricole. El mayor banco francés, el BNP Paribas, registraba unos números rojos a la misma hora del 4%.

En el resto de Europa, el Dax de Fráncfort descendía un 3,72% con Deutsche Bank perdiendo otro 5,13% y el Commerzbank un 3%. Mientras, Londres bajaba un 4,15% y Milán un 3,5%. La jornada en el principal parqué italiano ha estado marcada por la decisión de Standard & Poor’s de rebajar la nota de solvencia de siete bancos del país, entre ellos el Intensa Sanpaolo y Mediobanca. No obstante, la reacción de los inversores al tijeretazo no ha sido muy negativa y sus acciones han logrado librarse del correctivo al conjunto del sector europeo dado que ya lo habían descontado. La razón, que era previsible después de que esta agencia rebajase la calificación de la deuda del Estado en un escalón el martes. Junto a las entidades financieras también estaban sufriendo un serio correctivo los valores industriales, ya que el parón económico reducirá sensiblemente sus pedidos.

Antes de la apertura en el Viejo Continente y tras los recortes de ayer, los principales parqués asiáticos han sufrido fuertes recortes del 2% en el Nikkei de Tokio o del 4,85% en el Hang Seng de Hong Kong. En China, precisamente, se han disparado las alarmas al conocer el dato PMI del sector manufacturero del país, que lleva tres meses consecutivos por debajo de la frontera de los 50 puntos que marca la diferencia entre el crecimiento y la contracción. Más malas noticias que se suman al augurio de la Fed.

El instituto emisor estadounidense advirtió tras su esperada reunión de dos días que los riesgos a la baja para el crecimiento son significativos. Asimismo, aunque, tal y como se esperaba anunció medidas para favorecer una política de tipos de interés bajos, lo que debería estimular a la estancada economía de la primera potencia mundial, nada dijo sobre una eventual recuperación de la compra masiva de deuda (Q3). Esta omisión ha decepcionado a los inversores, que aunque no contaban con esta medida de forma inmediata, si confiaban en que la Reserva Federal diese alguna señal de que está en la recámara ante el más que probable parón económico que está por llegar.

«La reacción negativa de las bolsas entendemos que responde a la visión pesimista de la Fed sobre el crecimiento económico, que podría hacer necesaria la adopción de nuevas medidas de estímulo monetario», ha afirmado en una nota a clientes el broker Renta 4.

En la deuda, por su parte, también domina el pesimismo. Tras las paulatinas subidas en la presión contra los periféricos del euro, sobre todo contra España e Italia, que copan ahora la atención de los inversores, hoy ha tocado volver a sufrir, sobre todo a los títulos del Tesoro italiano. Así, en los primeros minutos de la sesión, la prima de riesgo de Italia, que es el diferencial entre sus bonos a 10 años frente a los alemanes, de referencia por su estabilidad, ha rozado durante unos instantes el que hasta ahora sigue siendo su máximo histórico: los 416 puntos básicos que marcó el 8 de agosto antes de que el Banco Central Europeo reactivase su programa de compra de bonos.

No obstante, tras llegar a subir a 413 puntos básicos en la apertura, el indicador ha moderado su escalada al entorno de los 400 puntos básicos, un nivel que en cualquier caso es inadmisible, según los expertos, para un país cuya deuda pública asciende al 117% y, por tanto, tiene muchos intereses que pagar. Para España, su prima de riesgo, que es el mejor termómetro de la confianza en sus finanzas y que fija las condiciones de financiación de un determinado país, ha repuntado a 374, su nivel más alto desde agosto. Sin embargo, luego también se ha frenado y, tras llegar a reducirse frente al dato de ayer (363), se estabilizaba sobre los 365 puntos básicos.