sábado, 24 de septiembre de 2011

El peso mexicano podría haber llegado a su nivel más bajo. Se espera una apreciación

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

En los últimos días el peso mexicano ha venido sufriendo continuas devaluaciones. Se trata de un ajuste transitorio, dijo hoy desde Washington el gobernador del Banco de México. Dijo también que su valor actual no refleja la realidad y que espera que en los próximos días haya una apreciación.

La Jornada


 

La devaluación del peso en los últimos días es un “ajuste transitorio”, aseguró este viernes Agustín Carstens Carstens, gobernador del Banco de México. Sostuvo que el actual tipo de cambio “no refleja el valor real del peso” y anticipó que la moneda mexicana recuperará parte de lo perdido en las siguientes jornadas.

“Ha habido poco movimiento de flujos”, respondió el gobernador Carstens cuando fue interrogado por La Jornada respecto de si el ajuste en el valor de la moneda en la última semana había sido acompañada de una salida de capitales de corto plazo del sistema financiero mexicano. “De hecho, nuestro mercado ha estado relativamente bien comportado, ha habido mucho volumen y la realidad es que más que nada ha sido un ajuste en los precios basado en la turbulencia” internacional, añadió.

La condición temporal del ajuste en el tipo de cambio fue compartido por Nicolás Eyzaguirre, director para el continente americano del Fondo Monetario Internacional (FMI). “Las políticas en México han sido muy responsables”, dijo. “El país está en una situación sólida para enfrentar turbulencias potencias. Pero eso no significa que es inmune a esas turbulencias”, aseveró.

El valor del peso retrocedió esta jueves a 13.84 unidades por dólar, el punto más bajo desde el 30 de abril de 2009, de acuerdo con la cotización para operaciones interbancarias –las más representativas del mercado de divisas mexicano–, indicó información del Banco de México. Este viernes recuperó parte del terreno perdido, para cerrar en 13.68 pesos por dólar.

Riesgo financiero

La depreciación en el tipo de cambio del peso debe ser atribuida a un movimiento internacional de capitales hacia instrumentos denominados en dólares, en respuesta a un aumento de la percepción entre gestores de fondos de inversión institucionales sobre un mayor riesgo financiero y económico en el mundo, de acuerdo con lo expresado hoy por el gobernador del Banco de México.

“Lo que ha sucedido con el tipo de cambio es que la gran turbulencia en los mercados financieros internacionales, sobre todo en Europa, ha generado que muchos inversionistas institucionales decidan reducir su exposición al riesgo en general de todos los países avanzados y emergentes; ha habido un movimiento de llevar recursos sobre todo a Estados Unidos”, declaró Carstens poco antes de participar en un seminario en el marco de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial.

El impacto de la reasignación de inversiones hacia Estados Unidos sobre el tipo de cambio del peso “será transitorio”, añadió. “El tipo de cambio está muy subvaluado, su valor actual no refleja la fortaleza de los fundamentos económicos de México y por eso espero que haya una apreciación próximamente”, confió Carstens.

La depreciación del peso “es un tema que hay que vigilar y estar muy al pendiente”, expresó Carstens. “Básicamente lo que está reflejando es un proceso global. Una vez que se asienten los ánimos, se vuelvan a estabilizar un poco las condiciones, lo que es de esperarse es que los mercados se vuelvan más selectivos, empiecen a reconocer las fortalezas de México y eso va a llevar a una apreciación del tipo de cambio como ya lo vimos hoy (ayer)”, dijo.

Nicolás Eyzaguirre, director del departamento para el continente americano del FMI, sostuvo que la reciente depreciación en el valor del peso y el ajuste en los precios del mercado accionario no ha afectado la solidez de la economía mexicana. En este sentido, planteó la necesidad de que se persevere en la política de “consolidación fiscal”, es decir, la reducción del déficit, que aumentó a partir de los programas de estímulo económico puestos en práctica por el gobierno durante la crisis de 2009.

Las políticas en México han sido muy responsables”, dijo Eyzaguirre, al hablar en el marco de la reunión anual del FMI y el Banco Mundial, que se realiza esta semana aquí. El país, dijo, está en una situación “sólida” para enfrentar la reciente inestabilidad financiera internacional.

Ahora la pulmonía está en los países avanzados y los países en desarrollo vamos a pescar un resfrío”, expuso Eyzaguirre. “En el caso de México, está muy cerca del país (Estados Unidos) donde están buena parte de los problemas, pero México está en una posición sólida y bien preparado para soportar una desaceleración en el crecimiento de las economías avanzadas, con efectos relativamente menores”, aseguró.

A su juicio, lo que un país como México puede hacer para enfrentar en mejor condición los meses de inestabilidad que se avizoran es “no revertir” el camino de la consolidación fiscal, porque de hacerlo su economía se volvería más vulnerable.

De hecho, el gobierno mexicano anticipó hace dos semanas que en 2012 el déficit fiscal disminuirá a 0.2 por ciento del producto interno bruto, tres décimas menos que el 0.5 por ciento calculado para 2011.

“Para los países que tienen marcos monetarios fuertes y con metas inflacionarias, como México, dudo que exista un incentivo para la fuga de capital”, aseguró.