sábado, 1 de octubre de 2011

Un fin de semana de vacaciones que terminó en desgracia

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Las familias Gianoli y Salomón jamás olvidarán el fin de semana que pasaron en un hotel de Paracas, Perú. Cuando disfrutaban una velada en un salón cerca de la piscina ocurrió una explosión en el área de la chimenea que les infligió quemaduras de primero y segundo grado.

La República

Jamás se imaginaron que un estupendo y paradisíaco fin de semana frente al mar de Paracas, en Pisco, en el exclusivo hotel Double Tree de la prestigiosa cadena Hilton, terminaría siendo el peor de sus vidas. Cuando el abogado Franco Gianoli Hanke hizo las reservaciones en enero pasado junto a su esposa Melisa Ganoza y su bebé de nueve meses de nacida nunca pensó la tragedia que caería sobre ellos. “Reservamos una habitación para tres días y dos noches a un precio de 538 dólares desde el viernes 21 de enero hasta el domingo 23. Al día siguiente vivimos un infierno que jamás olvidaremos”.

Eran las diez y media de la noche del sábado 22 cuando la pareja decide llevar a su bebé a la terraza para protegerla del frío del mar. No dudaron en sentarse frente a la familia Salomón, a quienes no conocían, pero con quienes  luego protagonizarían la misma desgracia.

“En medio de los muebles había una chimenea ecológica que se prendía sobre unas piedras. Minutos después se acercó un mozo con una galonera de plástico para recargar la chimenea. Al instante hubo una explosión que me quemó el rostro y vi a mi bebé prendida en llamas”, recuerda.

Víctimas de las llamas

En seguida cogió  a su pequeña que parecía una bola de fuego y se lanzó a la piscina con ella para salvarla. “Todo se volvió un caos. No habían médicos ni ambulancia. Los bomberos llegaron a la medianoche y nos llevaron al hospital de Pisco. Mi bebé tenía quemaduras de segundo y tercer grado y yo tenía la cara y los brazos quemados”.

Llegaron a Lima a las seis de la mañana y fueron llevados a la clínica Anglo Americana. Allí Franco fue sometido a 11 cirugías y tuvieron que reconstruirle la oreja izquierda.

Pero, lo que les ocurrió a Arturo Salomón Vásquez, a su novia Daniela Jorocito y a sus hijas Maria Pía (15), María Gracia (10) y Alessandra (5 meses) fue aún peor.

“Solo nos íbamos a quedar ese sábado y el domingo debíamos volver. Esa noche, cuando ocurre la explosión, mi novia cayó de espaldas con la pierna encendida por las llamas y la colcha de mi bebé quemándose. Pero cuando volteo veo a Maria Pía consumiéndose por el fuego desde la cabeza hasta la cintura”,  narró entre lágrimas.

Amor de padre pudo más

Su amor de padre hizo que no le importara quemarse con tal de proteger a su hija. Por ello la abrazó para apagar el fuego con su cuerpo, pero no lo logró.

“Tuvimos que saltar a la piscina  y allí nos quedamos porque ella gritaba por el dolor,  y aun debajo del agua el fuego seguía penetrando su piel. Por eso nos quedamos un rato en la piscina”.  Luego la metieron a la ducha porque tenía quemaduras de tercer grado en la cara, el cuello y manos.

Aunque la empresa que maneja el hotel–Brade Paracas S.A.–  cubrió los gastos médicos emitió una carta que indicaba que  ellos no habían cometido negligencia alguna y que todo fue por una colilla de cigarro.

Fiscal de Pisco archivó el caso.

1] La República se comunicó con el encargado del hotel, pero se negaron a responder a la denuncia. El abogado de la empresa es Edmundo Peláez Bardales, hermano del fiscal de la Nación, José Peláez Bardales. “Tal vez por ello el fiscal José María Chacaltana archivó el caso cuando había suficientes pruebas”, dice Salomón.

2] Ellos piden justicia y denuncian la irresponsabilidad del hotel por haber manipulado un líquido inflamante delante de todos y sin haber capacitado a los trabajadores, ya que, dicen, una colilla de cigarros jamás pudo causar el incendio.

3] La adolescente María Pía fue operada 12 veces con morfina pues no soportaba el dolor. Debido a su gravedad tuvieron que llevarla a un centro de quemados en Boston, Estados Unidos, en donde la atendieron humanitariamente. “Estuvo internada por tres semanas. Tiene un corte de 15 centímetros en el cuello por las quemaduras”, reveló el afligido padre