lunes, 3 de octubre de 2011

Dinamarca se convierte en el primer país en aprobar un impuesto sobre las grasas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El gobierno danés impuso un nuevo tributo mediante el cual los productos alimenticios aumentarán su precio por kio de grasas saturadas empleados en su fabricación.

El pasado sábado Dinamarca se convirtió en el primer país en imponer un tributo a las grasas, luego de una semana en la que los consumidores atiborraron sus refrigeradores con mantequilla, pizza, carne y leche, en espera de la aplicación de la nueva ley.

El nuevo impuesto, propuesto por un gobierno danés preocupado por cuestiones de salud, aumentará el precio de los productos alimenticios en 16 Coronas danesas por kilo de grasas saturadas.

Esto significa que una barra de mantequilla de 250 gramos, aumentará su precio de 2.20 Coronas a más de 18.

“Ha sido una semana caótica, con muchos anaqueles vacíos. La gente ha estado llenando sus neveras”, explicó Christian Jensen, empleado de un supermercado de Copenhagen, a AFP.

“Pero realmente no creo que el impuesto haga una diferencia muy grande. Si la gente quiere comprarse una torta lo hará. Pero por los momentos están ahorrando dinero”, explicó Jensen, refiriéndose a las compras masivas de la última semana.

Todos los sistemas computarizados tuvieron que ser modificados en los supermercados, añadiendo horas de tareas administrativas a productores y vendedores.

“Los productos que incluyen otros productos que a su vez tienen grasas saturadas también tienen nuevos precios. Los productos importados requieren una declaración de los productores en el extranjero de cuánta grasa saturada contienen exactamente y cuánta ha sido empleada para realizarlos”, explicó Gitte Hestehave, vocero de la Confederación de Industrias Danesas.

Aseguró también Hestehave que Dinamarca es el primer país del mundo en emplear este gravamen de las grasas, pero que sabe que hay muchos países que están siguiendo sus pasos muy de cerca.

Sin embargo, puede que el tributo no dure mucho en la legislación danesa.

Jeppe Rosenmeier, que trabaja en la Federación Danesa de Pequeñas y Medianas Industrias, y es un experto en leyes de la Unión Europea, asegura que la UE está estudiando el impuesto, ya que puede haber problemas de competencia de mercado.

Mientras los productores daneses tienen que pagar el impuesto de origen, muchos importadores tienen que pagar uno calculado por el distribuidor, “lo que quiere decir que los productos importados serán más baratos que los nacionales”, aseguró Rosenmeier a un diario local.

Un productor danés tendrá que pagar el impuesto de toda la grasa usada, incluyendo, por ejemplo, el aceite en el que el producto está frito, dijo. El importador tendría que pagar sólo por la grasa del producto final. “Esperamos que el impuesto tenga una vida corta”, finalizó Rosenmeier.

El gobierno de inclinaciones de derecha que decidió imponer el nuevo tributo fue superado por el ala de centro izquierda de la política danesa en las elecciones nacionales del mes pasado.  

Fuente Montreal Gazzette