jueves, 6 de octubre de 2011

México ha retrocedido 10 años en su democracia, sostiene Fundación Konrad Adenauer

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Los resultados del informe de la fundación Konrad Adenauer sobre México se podrían resumir en: 1) La democracia ha registrado un retroceso de unos 10 años; 2) Las causas son la violencia, la inseguridad y las desigualdades económicas; 3) Se sostiene que la ofensiva, policial o militar, que se viene emprendiendo contra el narcotráfico, ha sido peor; 4) A pesar de todo esto, la democracia en México está por encima del promedio regional.

La Crónica de Hoy

México está peor que hace diez años en democracia, debido, principalmente, a la inseguridad y la desigualdad social, reveló el Índice de Desarrollo Democrático de América Latina (IDD), realizado por la fundación Konrad Adenauer y la consultora Polilat.

El informe señala que el alto grado de violencia en el país, a cuatro años de la ofensiva que el presidente Calderón emprendió contra el narco, es un factor que golpea fuertemente la democracia mexicana.

En 2003 México tenía 6 mil 623 puntos en dicho índice, pero en 2011 bajó a 4 mil 925, pese a su caída mantiene el séptimo lugar del año pasado, detrás de países como Panamá, Perú y Costa Rica.

En la presentación del IDD, Jorge Arias, director de Polilat, explicó que la violencia limita los derechos y libertades de los mexicanos y “en algunos casos está desplazando el poder de las instituciones democráticas y esto es una de las causas predominantes en este retroceso que México vive en su desarrollo democrático”.

Sin embargo, indicó que México continúa integrando el selecto grupo de países que está por encima del promedio regional.

En su análisis general, el informe señala que Brasil y México, los dos países más grandes, no logran superar el fuerte clima de violencia e inseguridad, ante el alto número de víctimas. “Esta situación afecta derechos y libertades fundamentales, e incluso impacta —por acción u omisión— en el sistema político institucional”.

En la evaluación por nación, toma en cuenta que México se encuentra inmerso en una anticipada carrera presidencial en la que el PRI encabeza las principales encuestas de cara a las elecciones de julio de 2012, mientras que la violencia de los cárteles del narcotráfico han alcanzado a muchas víctimas inocentes, entre ellos niños, “situación que ha restado apoyo popular a la guerra contra el narcotráfico”.

Por ello, indica que el clima de violencia que se vive en México afecta la democracia y, “desde un punto de vista electoral, al oficialismo”.

A ello le suma que, tras la crisis de 2009, el país no ha podido recuperar plenamente su mayor fortaleza de los últimos años: su desarrollo económico y su incipiente “derrame social” que le permitían compensar otras carencias.

En el apartado que mide la Democracia de los Ciudadanos, México se colocó en el lugar 14 de 18 en ese rubro, retrocediendo cuatro escalones con respecto al 2010.

Este retroceso, expuso, es producto de una fuerte caída en los indicadores que miden el respeto de las libertades civiles y los derechos políticos, sumado a los magros resultados en mejorar los valores de los indicadores de inseguridad y género.

“El clima de limitación de derechos y libertades que la confrontación al narco establece es muy alto en el país y condiciona fuertemente su desarrollo democrático. El hecho de que se registraran alrededor de 10 mil muertos de enero a octubre de 2010, nos habla claramente de esta situación”, sentencia el documento.

Otro aspecto que impide el crecimiento de la democracia en México son los estereotipos tradicionales que refuerzan la posición de que las decisiones políticas son predominantemente una tarea de hombres.

Garantizar a la mujer igualdad en el acceso y plena participación en las estructuras de poder, así como incentivar su inserción en la toma de decisiones, constituyen aspectos esenciales para lograr una democracia ciudadana”, indicó.

Otro valor que mide el IDD es el de Calidad Institucional y Eficiencia Política, mismo que ha decreció nuevamente, casi hasta igualar su peor nivel, obtenido en 2007.

Esta baja se debe a las caídas en los indicadores de percepción de la corrupción, tanto en lo legal como en lo social, el caso del Índice de Percepción de Corrupción 2010, en el que México sigue a la baja, calificado como uno de los países con peor índice de corrupción.