sábado, 8 de octubre de 2011

Occupy Wall Street arranca su cuarta semana: más credibilidad pero las dudas persisten

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El movimiento Occupy Wall Street arranca hoy su cuarta semana. La cobertura de lo que ocurre en la parte baja de Manhattan por parte de los medios de comunicación masivos ha sido escasa, salvo en los días en los que ha habido arrestos o algunos conatos de disturbios.

Sin embargo, los grupos de manifestantes se mantienen, teniendo como gran reproductor de sus mensajes a las redes sociales. Videos y fotos inundan los sitios de los blogueros de la ciudad americana, mientras las convocatorias se expanden a través de Twitter y de Facebook.

La voz generalizada demanda un cambio. Un cambio en el manejo de la economía americana, un cambio en la influencia que tienen las grandes empresas en la política de la primera potencia del mundo. En definitiva dicen representar a 99% de los americanos y sus protestas están dirigidas hacia el 1% de los ricos de EE. UU., quienes, a su percepción, son los que realmente manejan el país.

El apoyo ha ido creciendo, sin duda, durante los últimos días. El pequeño grupo que comenzó con su “ocupación” el sábado 17 de septiembre tras la convocatoria que realizara la revista canadiense de activismo Adbuster, ha logrado cautivar a uniones de trabajadores de Nueva York, familias, estudiantes e inmigrantes. Pero con el apoyo, han ido creciendo también las dudas sobre su efectividad y, ante todo, sobre su influencia en la generación de un verdadero cambio. La ausencia de propuestas concretas ante los problemas financieros, más allá de los reclamos hacia el manejo de las hipotecas o de lo caro que son los préstamos, parece ser el factor principal de opacidad. Aunque no elimina del todo el mérito.

El eco de Occupy Wall Street ha llegado a otras ciudades americanas y ha convocado a personalidades de varios ámbitos. Hasta los músicos de Radiohead dijeron simpatizar con los ideales de los manifestantes, sin dejar de mencionar que por las cercanías del Zuccotti Park, en Manhattan, han estado presentes desde el conocido “revoltoso” Michael Moore, hasta la gran actriz Susan Sarandon y el mismísimo Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, quien mencionó un corto discurso que fue repetido como una especie de letanía por el grupo de manifestantes que lo escuchaba, junto al excolumnista de economía de The New York Times, Jeff Madrick.

Hasta ahora, las autoridades americanas parecen no dar mucha relevancia a las manifestaciones “en contra del sistema”. El presidente de la primera economía del mundo, Barack Obama, dijo el jueves que las protestas estaban dando una voz a las bases que se sentían frustradas al ver que en el escenario seguían los mismos protagonistas que llevaron al país a la recesión más grande después de la Gran Depresión. Dijo que se trataba de sus mismas frustraciones. Pero no dio más largas al asunto.

Por su parte, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, advirtió hoy que los manifestantes están tratando de “destruir los puestos de trabajo de los empleados de la ciudad”.

Para el 15 de octubre, pocos días antes del primer mes de protestas, se espera que las manifestaciones encuentren espejos en ciudades canadienses como Toronto y Montreal. Poca información se tiene hasta ahora sobre el lugar y la hora exacta en la que se realizarán las concentraciones, así como su duración o la permisología necesaria para las mismas. Será necesario esperar entonces para ver lo que ocurre con la versión de Occupy Wall Street canadiense (¿Occupy The TSX?).

María Gabriela Aguzzi V.
@GAbAguzzi
gaguzzi@noticiasmontreal.com