domingo, 9 de octubre de 2011

A los industriales colombianos no les atrae un TLC con China, la ven como una amenaza

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Colombia tiene acuerdos comerciales con 7 de las 10 economías del mundo. Con China, también tiene suscritos importantes acuerdos, pero un TLC con este país, es visto por los empresarios colombianos más como una amenaza que como una oportunidad.

La República.co

Con 7 de las 10 economías más grandes del mundo, Colombia ya tiene suscritos acuerdos comerciales. Los TLC con Estados Unidos, Canadá, y la Unión Europea ponen al país en una posición privilegiada que atrae inversión y crecimiento económico.

Aunque con India y Japón las conversaciones avanzan de manera lenta pero segura, con China todavía hay mucho que discutir. En diálogo con LR, el ex negociador internacional de TLCs y presidente de la junta directiva de la Cámara Colombo China de Inversión y Comercio, Ricardo Duarte Duarte habló del monstruo asiático y su relacionamiento con Colombia.

¿Por qué no es conveniente iniciar un TLC con China?

Tengo dos razones, la primera es que nuestros industriales ven a China, y con razón, como una amenaza y no como una oportunidad. Esto podría hacer la negociación más difícil al interior de Colombia que con la propia China y nos tardaríamos más que con EE.UU en tener un TLC vigente. En segunda instancia Colombia ya tiene suficientes tratados e instrumentos, vinculantes o de simple entendimiento con China para dinamizar su relación.

¿Cuáles son esos acuerdos?

Están unos convenios vigentes desde los años 80 que abarcan lo comercial, la cooperación científica y técnica, lo cultural y la cooperación económica. Inclusive, China y Colombia ya han identificado a los sectores agropecuario, minero, industrial y de infraestructura, como las áreas de interés mutuo. Además, aunque hubiese voluntad y mandato político de arrancar la negociación de un TLC, el equipo negociador de Colombia no tendría cómo responder porque además de trabajar en su día a día, negocia en simultánea los TLCs con Corea, Panamá, Turquía, y Venezuela, y está emprendiendo el camino hacia el Economic Partnership Agreement (EPA) con Japón.

¿Por qué China se ha vuelto un mercado importante para Colombia?

China es una superpotencia inevitable e imparable, no un simple gigante como lo llaman algunos. La mentalidad e institucionalidad colombiana aún no se despega ni del norte, ni del atlántico, ni de los países desarrollados. Ahora, el poder se traslada al sur, al Pacífico, a los países emergentes, por ejemplo los Brics ( Brasil, Rusia, India y China) e inclusive los Civets, que incluye a los seis países con las mayores expectativas de crecimiento, entre ellos Colombia. Por los grandes números que maneja en tamaño de población, PIB, flujos de comercio, de inversión y su calidad de prestamista internacional, no podemos concebir la internacionalización de Colombia sin la inserción en el Asia Pacífico . Lo que hemos crecido con China en comercio, inversión y turismo no es fruto de la estrategia de Colombia sino de la expansión e iniciativa de integración China con la región.

¿Qué puede decirle a los industriales colombianos que ven en China una amenaza?

Primero, entender los cambios de paradigmas que la China ha catalizado. Su dominancia económica ha radicado en que por primera vez, un único país es capaz de producir y exportar una mercancía en mejores condiciones de precio. Este hecho es un cimbronazo que obliga a buscar mecanismos de defensa comercial de sus mercados internos y de revisión de la normatividad Organización Mundial del Comercio (OMC) frente a lo que significa China como economía mega competitiva con apetito global. Inclusive hay quienes dicen que frente a China no son suficientes los mecanismos tradicionales de protección como el arancel. Yo inclusive pienso que se romperá el paradigma del patrón dólar y veremos que el yuan, llegará a ser no sólo moneda de comercio e inversión, sino patrón de reserva.

Será el único país que no sufrirá la crisis

Para Duarte, la pérdida de vitalidad y dinamismo de Estados Unidos y de Europa le abonan el terreno a la dominancia económica de China, un buen jugador que sabe construir paso a paso su supremacía. “China no tiene la crisis de gobernabilidad económica por la que atraviesa Europa ni Estados Unidos y por eso tiene unidad nacional, de partido y de gobierno para garantizar su desarrollo económico en épocas de crisis. El talón de Aquiles es que antecede el desarrollo económico y la superación de la pobreza a la concesión de ciertos derechos y libertades. Su clase media está en permanente exposición a otros modelos democráticos, con concepciones distintas”, afirmó.