lunes, 10 de octubre de 2011

México y Centroamérica se han convertido en las regiones más peligrosas del mundo

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Así lo establece un estudio sobre los homicidios en el 2010 elaborado por la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas. El estudio dice también que en estos lugares, donde reina el crimen organizado y el narcotráfico, los jóvenes son los más propensos a ser asesinados.

La Jornada

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ser hombre joven en países con bajo ingreso, alta desigualdad social y problemas de delincuencia organizada, en especial narcotráfico, constituye el mayor riesgo de morir asesinado.

El Estudio global de homicidios 2010, elaborado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNDOC, por sus siglas en inglés) establece que lugares como Centroamérica y México se han vuelto algunas de las regiones más peligrosas del mundo.

El documento indica (con cifras del año pasado) que en el territorio nacional se registran casi 20 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras países como Honduras tienen más de 80 y El Salvador más de 60.

Señala también que en términos generales los homicidios por arma de fuego son mucho más frecuentes en el continente americano, en comparación con el europeo.

Así, 74 por ciento de los asesinatos en América está relacionado con armas de fuego, mientras que en Europa la cifra equivale a 21 por ciento.

Respecto del narcotráfico, el estudio dado a conocer en México por la representación de la ONU destaca que, por naturaleza, los grupos delictivos prefieren mantener un bajo perfil y no hacerse ver por las autoridades de procuración de justicia, en lo que se denomina la “pax mafiosa”.

“En otros casos, particularmente cuando hay una escalada en la confrontación con las autoridades o con otros grupos rivales, la presencia de grupos del crimen organizado puede provocar un crecimiento en la violencia y los homicidios”, expuso.

Esto es lo que ha ocurrido en algunas regiones como Centroamérica y México, donde otros factores como la presencia de armas, la crisis económica y la gran población joven se combinan para producir un mayor número de homicidios violentos.