jueves, 13 de octubre de 2011

20 muertos y más de 7.000 damnificados por temporal en Guatemala

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Las víctimas se han registrado en varias regiones del país centroamericano.

Prensa Libre tiene la información:


La lluvia que ha azotado a Guatemala durante las últimas 48 horas dejó 20 personas muertas en diferentes lugares; 10 en Quetzaltenango, tres en Jutiapa, dos en Chiquimulilla, Santa Rosa; tres en Totonicapán, uno en Suchitepéquez y otro en San Marcos.

Hasta ayer se contabilizaban 349 viviendas dañadas en todo el territorio nacional, y siete mil 600 personas damnificadas.

En la provincia

En Quetzaltenango, el mal tiempo se convirtió en tragedia. Durante la madrugada, en el barrio La Esperanza, Almolonga, murieron soterrados Efraín, 5; Lesly Marisol, 9; Glendy Maribel, 11, y Marleny López Maxana, 12.

La madre de los menores, Victoria Maxana, en estado de gestación, quien resultó herida, fue trasladada al Hospital Regional de Occidente.

En la zona 4 de ese municipio fue rescatado el cadáver de María Solís, 43.

En el cantón Chichigüitán, en la cabecera de Quetzaltenango, murieron María Ángela Cojol Salanic, 37, y su hija Brenda Marleni García Cojol, 14, al desplomarse su casa.

Los bomberos también encontraron el cuerpo de Miriam Maribel Bautista Soloj, 11, debajo de los escombros de su vivienda, en la zona 5. En el barrio El Potrero, Cantel, rescataron de un alud los cadáveres de Virgilio Lima, 22, y José Chojolán, 40.

En Totonicapán

Socorristas y vecinos rescataron en la aldea Pachaj, San Francisco El Alto, los cuerpos de Francisca Huninac, 76, y su nieto Bartolo García, 7, quienes perecieron soterrados. Santos Cruz Sapón, 64, también murió bajo toneladas de lodo, en la zona 4 de Totonicapán.

Unos 78 habitantes del caserío Las Mercedes, Saquiyá, Patzún, Chimaltenango, fueron trasladados a un albergue instalado en la escuela de la comunidad.

En el oriente

En la aldea El Pescador, Pueblo Nuevo Viñas, Santa Rosa, Lorenzo Contreras, 70, murió soterrado cuando retiraba el lodo acumulado en su vivienda, como consecuencia de un derrumbe. Además, murió una mujer en la aldea Hawaii, Chiquimulilla.

También fueron evacuadas 237 familias de El Shutaque, San Jacinto y El Talpetate, del mismo departamento, informó Jorge Pacheco, de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

En San José Acatempa, Jutiapa, socorristas reportaron la muerte de Roberto Geovany Barahona, 28, y su hija Zoila Barahona Mendoza, 2.

En la costa sur

Cientos de personas fueron trasladadas a albergues ubicados en diferentes lugares de Retalhuleu.

En La Gomera, Escuintla, unos tres mil pobladores de El Naranjo, Las Cruces, El Terrero, Chontel, Los Chatos, La Quirica y el parcelamiento San Gerónimo resultaron afectados por el desbordamiento del río Acomé.

Trabajadores de la Municipalidad de Tiquisate evacuaron a 27 pobladores de comunidades aledañas a la playa de El Semillero, aldeas El Porvenir y Barra Nahualate. Entre los afectados se encuentran niños menores de 10 años y adultos de entre 60 y 80 años.

En las últimas dos semanas, 982 familias de los barrios San Miguel, El Centro y El Pescador, Sayaxché, y de La Libertad, Petén, damnificadas por el río La Pasión, fueron evacuadas a sitios seguros.

Dos personas fueron arrastradas por afluentes en San Bernardino, Suchitepéquez, y Malacatán, San Marcos.

En la capital

En la 33 avenida, colonias Abril y Lomas del Edén, zona 5, los Bomberos Municipales rescataron a David y Douglas Menéndez, de 19 y 16, y a Susana Arriola, 67. En la 30 avenida, en la misma zona, dos automóviles quedaron aplastados por rocas y lodo.

En Veguitas, zona 16, dos casas fueron afectadas debido a que cayó un árbol. Migdalia López, afectada, dijo que permanecerá en una covacha, porque no tiene a dónde ir.

En el kilómetro 29.5 de la ruta al Pacífico, en El Ceibillo, Amatitlán, toneladas de arena que cayeron de un cerro bloquearon el paso.

Los Bomberos Voluntarios rescataron a 10 niños que viajaban en un autobús escolar, y otros cinco automotores quedaron atrapados por la arena, que inundó varias calles de ese municipio.

Madre llora a sus hijos
“El ruido fue bien feo. Venía de la montaña y me despertó cuando algo me arrastró. Grité para pedir auxilio, porque mis hijos se quedaron soterrados. Fue duro ver cómo mi casa estaba debajo de toneladas de tierra,  junto a mis hijos”, dijo Victoria Maxana, de Almolonga, Quetzaltenango.

Nos cayó la casa encima
“Desperté como a las 3 de la mañana y le dije a mi esposo que soñé que Dios me dijo que saliera. Salimos con mis hijos,  y al estar en la calle vimos cómo la casa era aplastada por el cerro”, contó Lucrecia Ardiano, residente de la zona 18 capitalina.