jueves, 20 de octubre de 2011

El Ejército turco invade el norte de Irak tras el ataque de la guerrilla kurda

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La información la dio a conocer el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas turcas. La invasión se inició en cinco zonas a lo largo de la frontera con Irak.

El País tiene la información:


El Ejército turco ha iniciado hoy una operación militar de represalia a gran escala en el norte de Irak en la que participan 22 batallones para acabar con las bases de la guerrilla separatista del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), según informó el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas turcas. La invasión se inició en cinco zonas a lo largo de la frontera con Irak. Según datos ofrecidos por los militares turcos se calcula que unos 10.000 soldados pueden estar participando en esta operación, una de las mayores desde el derrocamiento de Sadam Husein en 2003. La última gran ofensiva transfronteriza en la zona se produjo en 2008.

Es la represalia turca a los ataques del martes. Durante la madrugada, un centenar de guerrilleros kurdos atacaron de forma simultánea ocho puestos del Ejército turco en la provincia suroriental de Hakkari. El saldo final de la matanza fue de 26 soldados muertos y 18 heridos. Según fuentes del Ejército, 36 horas despues del ataque ya han muerto 21 guerrilleros.

La respuesta de Ankara era de esperar. Ayer el presidente del país, Abdulá Gül había asegurado: “La venganza será grande”. Sus palabras encabezaban hoy las portadas de muchos diarios turcos, que ya sugerían la posibilidad de una operación militar de gran escala en la región del Norte de Irak

El objetivo es neutralizar a los miembros de la organización terrorista, según el Estado Mayor

En un comunicado publicado en su página web, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas turcas precisó que el objetivo es “neutralizar a los miembros de la organización terrorista (…) con 22 batallones de comandosde las fuerzas especiales del Ejército y la Gendarmería, y con amplio apoyo aéreo».

El Gobierno regional del Kurdístán iraquí, que tolera la presencia de los guerrilleros del PKK en las montañas del macizo Kandil, en la triple frontera de Turquía, Irak e Irán, ha rechazado las incursiones turcas en su territorio, al igual que las autoridades centrales de Bagdad. Hoy mismo, el ministro de Exteriores iraquí emitió un comunicado en el que se comprometía, junto con el gobierno regional del Kurdistán iraquí, a “mantener la seguridad fronteriza y la cooperación en seguridad con el Gobierno turco para que tales actos se repitan”. A lo que su homólogo turco, Ahmet Davutoglu respondió: “No es la hora de las condenas, es el momento de tomar medidas concretas”.

El inicio de la operación se produce mientras Nechirvan Barzani, sobrino del presidente del Kurdistán iraquí, Mashud Barzani, y alto dirigente del Partido Democrático del Kurdistán (PDK), se encuentra en Ankara para entrevistarse con el Gobierno del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan. En una rueda de prensa celebrada antes de reunirse con Barzani, Erdogan dijo que ha sido él mismo quien lo ha llamado y que considera posible que los peshmergas (milicianos) kurdos del norte de Irak trabajen junto al Ejército turco en su lucha contra el PKK. Sobre la operación militar, el primer ministro turco dijo que “dará resultado”, aunque declinó dar más detalles.

Por su parte Estado Unidos, que aún mantiene una destacada presencia militar en Irak y que cuenta con importantes bases aéreas en el norte del país, ha exigido contención a las fuerzas turcas para evitar daños a la población civil, y se ha comprometido a colaborar con el Estado Mayor de Ankara para facilitar información de sus servicios de inteligencia sobre las bases de del PKK.

El sentimiento nacionalista turco ha aflorado después de una de las matanzas más sangrientas del PKK desde el inicio de los enfrentamientos en 1984. Ayer, televisiones nacionales dejaron de emitir y muchas cambiaron sus programas de entretenimiento y telenovelas por emisiones serias en muestra de duelo. La imagen de los ataúdes de los soldados envueltos en la bandera turca se repite en todos los telediarios, que se dirigen a los soldados con el calificativo de “mártires”. En ciudades como Estambul, los taxistas bloquearon ayer los puentes de Galata y Ataturk e hicieron sonar sus bocinas. Mientras, los barrios kurdos de la ciudad eran rodeados por la policía para evitar enfrentamientos con nacionalistas kurdos.