domingo, 23 de octubre de 2011

La Canciller Holguín: El problema entre Israel y Palestina no se resuelve con un voto, sino con un acuerdo de paz

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La Canciller colombiana, María Ángela Holguín acaba de llegar de una gira por Medio Oriente. Afirmó a su llegada, que aunque no es la intención de Colombia mezclarse en el problema entre Israel y Palestina, de todos modos están jugando un papel importante. Insiste que la situación no se resuelve con un voto, la solución es que ambos mandatarios, de Israel y Palestina, se reúnan para negociar la paz.

El Tiempo

Colombia considera que debe darse un diálogo directo entre el premier israelí, Benjamín Netanyahu y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, para descongelar las negociaciones de paz en Medio Oriente.

El Gobierno no quiere asumir un papel protagónico en esta situación, pero espera colaborar hasta donde las partes lo pidan. La labor del país ha consistido en prestar sus buenos oficios para acercar a las partes, con miras a que sea posible reanudar el proceso de paz.

Así lo explicó la canciller María Ángela Holguín, quien esta semana visitó la región. Allí se reunió con los dos líderes.

La ministra habló con EL TIEMPO sobre cuál ha sido el rol de Colombia en este proceso y lo que viene para Oriente Medio.

¿En qué consiste la labor que está realizando Colombia?

Nos hemos dado cuenta en el último tiempo de que Colombia, al tener una buena relación en lo bilateral con Israel, y haber apoyado la causa Palestina durante décadas, tiene la posibilidad de tener una comunicación franca y abierta con ambas partes. Se trata de hablar con ambos lados y ver cómo juntarlos para que puedan iniciar un diálogo bilateral. Ese es un tema que lo resuelven ellos dos.

¿Y qué dicen las partes?

Israel dice que está listo para ir a la mesa sin precondicionamientos. Palestina pide que se congelen los asentamientos para ir a la mesa. Israel insiste en que no haya ese tipo de condicionamientos. Israel dice que podrían congelarse los asentamientos de iniciativa pública, pero que no puede congelar los privados, por que no es de su competencia.

¿Cuál es el siguiente paso?

Vamos a ver qué pasa el 26 de octubre, ese día se reúne el Cuarteto para Medio Oriente (EE. UU., Unión Europea, Rusia y la ONU) con las partes por separado, y es posible que de ahí surja algo. No queremos ser protagonistas ni mucho menos, queremos ayudar y estar ahí. Queremos que las partes sientan que somos útiles. Y estaremos pendientes de lo que necesiten en adelante. Si las partes creen que nos necesitan para un acercamiento mayor, ahí vamos a estar.

Paralelo a la gestión del Cuarteto, Palestina va a seguir con su intención de obtener reconocimiento como Estado en la ONU…

En el Consejo de Seguridad está la solicitud. Muy seguramente después del 11 de noviembre sabremos si va a votación o qué va a pasar. 

Tendría que ir ahí necesariamente a negociaciones…

Tienen que ir a negociaciones los dos. Y el mismo presidente de la Autoridad Nacional Palestina dice: ‘tenemos que sentarnos a negociar con Israel’. Es que no hay otra manera, a pesar de si hay reconocimiento o no.

¿Cómo se gestó este papel de Colombia en Oriente Medio?

El día que el presidente Abbas estuvo en Colombia, le agradeció al presidente Santos cualquier gestión que hiciera con Israel y hablar con el primer ministro Netanyahu. El Presidente habló con el primer ministro al día siguiente, y él le dijo, hablando de los asentamientos, que él no podía congelar los privados, que Israel es un Estado de Derecho donde si a un privado le paran algo para lo cual ya le habían dado permiso, llevan el Gobierno a la Corte.

Cuando él congeló los asentamientos en el 2009, buscando un diálogo con Palestina, lo hizo a través del Congreso, y después lo hizo a través de la Corte. A ellos les dieron el permiso para ese congelamiento. Ese congelamiento duró nueve meses y Palestina, dice Israel, nunca se sentó a negociar.

Uno siente también que hay un tema de política interna en ambos lados sobre esto. Se  podría interpretar que esta negociación que hizo Israel con Hamas para el intercambio de presos, fortalece a Hamas frente a la Autoridad Nacional Palestina. Entonces para la ANP es también un momento difícil, de no ceder más de la cuenta. Y para el primer ministro Netanyahu es también un tema con implicaciones políticas internas grandes.

Del presidente Santos para abajo, el Gobierno no ha querido darle mucha exposición a este tema, por lo delicado de sus desarrollos, pero es innegable que Colombia está participando en un tema de principal orden en la agenda internacional…

Sí, y estaremos en la medida en que ellos lo soliciten y sientan que un país como Colombia, donde la gran fortaleza es que tiene una relación bilateral excelente con uno y un apoyo a la causa por el otro.

Estaremos en lo que se pueda. Yo sigo convencida de que lo mejor es que se lograran sentar el primer ministro y el presidente, los dos. Eso destrabaría cualquier cosa. O simplemente tomarían la decisión de que por ahora no es el momento de restablecer el diálogo, y entonces se deja de hacer el ruido que hay permanentemente.

¿Y usted les dijo a los dos eso? ¿Que este es el momento?

Sí. Este es un momento muy particular del Medio Oriente. No es como en años anteriores. Hay una situación política en Medio Oriente, de cambios, que es compleja. Y adicionalmente está un tema en el Consejo de Seguridad que también genera mucho ruido y que la comunidad internacional, los países quieren que se resuelva. Pero resolverse no es con un voto, es con que ellos dos se sienten y lleguen a una negociación, porque al día siguiente en el terreno no va a haber ningún cambio y ha habido una generación de expectativas en la población Palestina inmensamente grande. Lo que pude constatar es que hay un apoyo del pueblo israelita a que esto resuelva. Igual en Palestina.