martes, 25 de octubre de 2011

Muammar Gaddafi fue enterrado en la madrugada de este martes

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Muammar Gaddafi fue enterrado finalmente, poniendo fin a una era que comenzó hace 42 años y que terminó con su confusa muerte luego de ser capturado por fuerzas del nuevo gobierno libio.

Reporte de AFP:

El ex dirigente libio Muammar Gaddafi fue enterrado en la madrugada del lunes en un lugar secreto por el nuevo régimen, cinco días después de su muerte durante la caída de Sirte, su ciudad natal y último bastión.

Los restos de su hijo Mutassim Gaddafi y del ex ministro de Defensa Abu Bakr Yunes Jaber, también muertos tras haber sido capturados el jueves pasado por las milicias del Consejo Nacional de Transición (CNT), fueron enterrados junto al ex líder libio, dijo a la AFP un miembro del Consejo Militar de Misrata, que solicitó el anonimato.

También en la noche del lunes, en Sirte, a unos 360 kilómetros al este de Trípoli, la explosión accidental de un depósito de combustible dejó un saldo de por lo menos 100 muertos y unos 50 heridos.

Sirte, la ciudad donde murió Muammar Gaddafi, se encuentra totalmente devastada por semanas de combates y bombardeos de la OTAN.

En Misrata, unos guardias destacados a la entrada del mercado de un suburbio donde el cadáver de Muammar Gaddafi había sido exhibido durante varios días en una cámara frigorífica, informaron de que un convoy de cuatro o cinco vehículos se llevaron los cadáveres en la noche del lunes hacia un lugar desconocido.

Tres dignatarios religiosos partidarios de Muammar Gaddafi oraron y realizaron una ceremonia religiosa antes de la inhumación, según el miembro del Consejo Militar.

El padre y dos hijos del ex ministro de Defensa estaban presentes durante el sepelio, agregó la fuente.

«Yo vi el permiso de inhumación. Indicaba que Gaddafi tenía dos heridas de bala, una en la cabeza y otra en el pecho, y que presentaba cicatrices de operaciones quirúrgicas del pasado, una en la nuca, dos en el estómago y otra en la pierna izquierda», precisó la fuente.

El entierro de Gaddafi tuvo lugar pero la polémica sobre las circunstancias de su muerte se mantiene viva. Se realizó una autopsia, pero el médico que la efectuó dijo esperar autorización de las nuevas autoridades en Trípoli para hacer públicos los documentos.

Las nuevas autoridades libias afirman que el ex dirigente resultó muerto por un tiro en la cabeza durante un intercambio de disparos. Sin embargo, testimonios y vídeos grabados en el momento de su arresto sugieren que pudo haber sido víctima de una ejecución sumaria.

«Para responder a peticiones internacionales, hemos comenzado a instaurar una comisión encargada de investigar las circunstancias de la muerte de Muammar Gaddafi en el enfrentamiento con su escolta en el momento de su captura», dijo el lunes el presidente del CNT, Mustafá Abdeljalil. El titular del CNT, ex ministro de Justicia de Gaddafi, señaló que los libios habrían querido que el ex dirigente fuera juzgado para que se «sientiera lo más humillado posible» y añadió que «aquellos que tenían interés en su muerte rápida era los que lo apoyaban».

Por otro lado, Saif al Islam, hijo de Muammar Gaddafi, buscado por la Corte Penal Internacional (CPI), se acerca a la frontera con Níger, afirmó este martes a la AFP un responsable tuareg del norte de Níger.

Saif al Islam, de 39 años, «está cerca de la frontera con Níger, todavía no entró a Níger, pero no está lejos. Parece que está siendo escoltado por ex combatientes tuaregs, pero esa información todavía no la puedo confirmar», declaró este representante de la región de Agadez, que solicitó el anonimato.

Este hijo de Gadafi y el ex jefe de los servicios de inteligencia libios, Abdalá al Senusi, cuñado y ex brazo derecho del coronel Muammar Gaddafi, «están ambos cerca de la frontera con Níger». El sitio donde se encuentra el hijo de Gadafi seguramente esté cerca del lugar en el que se halla Senusi, agregó el representante de la región de Agadez.

Una fuente gubernamental nigerina había afirmado el sábado a la AFP de que Senusi había sido «visto» en el extremo norte de Níger, fronterizo con Libia.

La Corte Penal Internacional (CPI) emitió el 27 de junio varias órdenes de detención contra Gaddafi, su hijo Saif al Islam y su cuñado Abdalá al Senusi, de 62 años, acusados de crímenes contra la humanidad.

En Sirte, un enorme incendio se mantenía vivo el martes después de la explosión del depósito de combustible, un accidente aparentemente provocado por una chispa lanzada por un generador de electricidad, según Leith Mohamed, comandante del CNT.

Según este funcionario, la explosión se produjo cuando varias decenas de personas hacían cola con sus vehículos para abastecerse en combustible. «Seguimos sin poder apagar el incendio», agregó.

Al mismo tiempo, el nuevo poder libio buscaba aplacar las inquietudes suscitadas por el anuncio de aplicación de la sharia o ley islámica en el país, donde continúan las conversaciones para la formación de un gobierno de transición.

El anuncio de la instauración de la ley islámica provocó fuertes reacciones en Libia, especialmente entre las mujeres, y también fuera del país. La Unión Europea, Francia y Estados Unidos pidieron respeto por los derechos humanos, en particular en materia de diversidad cultural y religiosa, e igualdad entre los sexos.

Irán, que respaldó el levantamiento de la población libia contra Gadafi sin reconocer formalmente al CNT, saludó la «victoria del pueblo musulmán libio» y dijo esperar la instauración de una «democracia religiosa» en Libia.

El lunes, Abdeljalil había enviado una señal de calma, al afirmar que los libios «son musulmanes, pero musulmanes moderados».

También aseguró que el nuevo gobierno será oficializado «en dos semanas». El plan del CNT prevé la elección de una Asamblea Constituyente en un plazo de ocho meses, seguida de elecciones generales un año más tarde.

Sin embargo, el CNT libio quiere que la OTAN permanezca en Libia «al menos un mes», indicó este martes el ministro interino de Petróleo y Finanzas, Ali Tarhuni. «Pido a la OTAN que permanezca al menos un mes más», declaró Tarhuni a la prensa en la ciudad de Bengasi (este), donde se inició la rebelión.

La OTAN había anunciado el viernes que tenía la intención de poner fin a su operación militar en Libia el 31 de octubre.