miércoles, 26 de octubre de 2011

El futuro líder del cartel del Golfo arrestado en Texas donde se escondía de Los Zetas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Rafael Cárdenas Vélez, de 38 años, ya se perfilaba como el heredero a la jefatura del cartel del Golfo, luego que los dos jerarcas anteriores quedaran fuera de actividad: su tío Ezequiel, muerto hace algunos meses y su otro tío Osiel, purga una pena de 25 años en Houston. Rafel Cárdenas, al parecer, se encontraba en suelo americano, protegiéndose de sus enemigos jurados, Los Zetas, que operan en México.

La Jornada

Rafael Cárdenas Vélez, sobrino del encarcelado líder del Cartel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillen, fue arrestado por agentes federales y policías locales en la sureste comunidad texana de Puerto Isabel, informó este miércoles The Houston Chronicle.

El junior, como es conocido, fue arrestado sin incidentes cuando era conducido por tres de sus guardaespaldas hacia la Isla del Padre en una pick-up nuevo Ford F-150, y de acuerdo al rotativo enfrenta cargos de narcotráfico y faltas a las leyes de inmigración.

El arresto de Cárdenas se considera especialmente importante, pues se encumbraba en las filas del Cartel del Golfo, tras la muerte hace unos meses de su tío Ezequiel Cárdenas Guillén, alias Tony Tormenta, afirmó el diario.

Además, se le ubicaba como posible protegido de su tío Osiel, sentenciado el año pasado en Houston a 25 años de cárcel.

La detención se efectuó el jueves pasado y se conoció la tarde de la víspera a través de documentos interpuestos en una Corte Federal, que señalan que los sospechosos no portaban armas, drogas, ni fuertes cantidades de dinero en efectivo al momento del arresto.

De acuerdo con una declaración jurada presentada en la Corte, Cárdenas, de 38 años de edad, admitió encontrarse en Estados Unidos con un pasaporte y un permiso de inmigración a nombre de Pedro García González.

También aceptó ante agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas que lo interrogaron, su involucramiento en el contrabando de marihuana y cocaína durante varios años, así como haber traficado en una ocasión un cargamento de más de cinco toneladas de marihuana.

Él estaba dando órdenes. Estaba destacando, su nombre se estaba escuchando cada vez más y más”, dijo al Houston Chronicle un funcionario policíaco que pidió reservar su nombre.

Cárdenas había logrado evadir a las autoridades en Valle Sur de Texas, al no mantener ninguna de sus propiedades a su nombre, entre ellas varios vehículos, un condominio en la Isla del Padre, una casa en Brownsville y otra de varias recámaras al oeste de Río Hondo, 55 kilómetros al norte de la frontera con México.

Esta casa, de color melón, con paredes externas de mármol y una extravagante piscina rodeada de murallas, se encuentra en un lote de varias hectáreas, con llamas, caballos y otros animales, aseguró el rotativo.

Tras su detención, a Cárdenas se le confiscaron varias motos acuáticas, vehículos todo terreno, un vehículo utilitario deportivo y una camioneta Dodge Charger, precisaron los documentos de la corte.

Se estima que Cárdenas se protegía en territorio estadunidense del asedio del cártel de Los Zetas, sus rivales, así como de algunos miembros de su misma organización, que lo veían dar órdenes desde la seguridad de Texas, sin enfrentar el calor de la batalla, como ellos, en México.