sábado, 29 de octubre de 2011

La compañía de circo que eclipsa al Cirque du Soleil

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

La compañía montrealesa Les 7 doigts de la main va de gira a Francia, comenzando en el Parc de la Villette de París, con sus espectáculos La Vie y Psy.

Llegan a París con aire de mochileros y son, sin embargo, los artistas de una de las compañías de circo más famosas del mundo. Les 7 doigts de la main –o “The seven fingers”- tienen la fuerza de un colectivo dirigido por siete cabezas. Su encuentro ha sido toda una historia de éxito.

Eran toda una banda de amigos que habían recorrido infinidad de carpas y cabarets. Cierto día de febrero de 2002, siete de ellos se dan cita en San Francisco. Al término de la tertulia ya había nacido la nueva compañía, bautizada “Los 7 dedos de la mano” y construye las bases de su primer espectáculo, Loft.

Nueve años después, el balance no es del todo malo: la pequeña empresa emplea un centenar de artistas y ha realizado seis espectáculos, de los cuales cinco se encuentran en gira en este momento. Traces, un montaje juvenil, directo y lleno de rock que hace delirar de entusiasmo al público, se está presentando en Broadway. La diferencia de su propuesta es haber inventado un estilo y una escritura acrobática de la realidad. Es una mezcla de circo, show musical, teatro y cabaret. 

Aunque hoy en día son tan numerosos en escena como tras bastidores, el núcleo está articulado en torno a esta mano de siete dedos:

Sébastien Soldevila, acróbata

« Soy el pulgar porque soy el más gordo y el más fuerte para poder llevar a la tropa », bromea Soldevila, de 38 años, y único francés del grupo. Es un ex-gimnasta de alto nivel que perteneció al equipo junior de Francia. Fue contratado por el Cirque du Soleil para el espectáculo Saltimbanco. Es así como, a los 25 años, llega a Montreal y, además, conoce a su esposa, Shana Carroll –trapecista y coreógrafa. « La idea de Samuel Tetreault tuvo de trabajar juntos llegó en el momento justo, explicó. Hay muchos artistas de circo en Quebec, pero muy pocas compañías. Les 7 doigts de la main se benefició de un pequeño subsidio del gobierno y de un público curioso de ver otra cosa que el Cirque du Soleil. »

Fuente: Le Monde

Isabelle Chassé, trapecista y acróbata

« Soy como el meñique : es el más pequeño y no hace mucho, pero es indispensable », comenta Chassé, de 35 años. Su sueño desde los 5 años era volar e hizo todo lo necesario para hacer realidad su fantasía. A los 11 años se convierte en aprendiz de contorsionista en la Escuela Nacional de Circo de Montreal. Es así como consigue un contrato para el Cirque du Soleil para un número interpretado por cuatro jóvenes contorsionistas. Tenía 13 años y permaneció en la compañía hasta los 24. « Tenía ganas de hacer otra cosa, confiesa Chassé. Durante nuestra reunión de San Francisco las preguntas de fondo eran « ¿Qué queremos hacer en la vida? », « ¿Qué nos inspira? ». Pero también « ¿Nos llevaremos bien? ».

Patrick Léonard, malabarista y payaso

El prefiere, más que los dedos, el revés de la mano derecha. « Mi número preferido es hacer malabarismos con botellas sobre el revés de las manos ».

Léonard fue cuatro veces campeón canadiense en patinaje artístico sobre ruedas. A los 24 años entró en la Escuela Nacional de Circo de Montreal y posteriormente recorrió innumerables cabarets, sobre todo en Berlín. « Todos deseábamos hacer algo más humano, sin grandes vestuarios ni enormes maquillajes, explica Leonard. Era un deseo de volver a la realidad. »

Samuel Tetreault, equilibrista

« Soy el dedo medio porque soy el más alto y el que unió al resto para crear esta compañía, y el que vela por preservar la armonía entre todos. » La pasión por el circo comenzó a los 14 años. Después de aprender a hacer malabares con tres pelotas, hacer acrobacias y dominar el trampolín, opta por el equilibrio con las manos.

Estudió siete años en la Escuela Nacional de Circo de Montreal, y luego trabajo para el Cirque du Soleil. Tenía ganas de hacer otras cosas  cuando se encuentra con Isabelle y Shana y llama a algunos amigos. « Llamé a 10 personas para vernos lo antes posible, explica Tetreault. La fecha limite para optar por el subsidio era finales de febrero de 2002. »

Nassib El-Husseini, director

Como director, este hombre de 49 años reemplazó al « dedo fundador » Faon Shane, quien abandonó el proyecto para emprender otras aventuras. El-Husseini reivindica « la transformación de las debilidades en fortalezas, según los principios del judo ».

Su empeño en la compañía es que « el proceso de trabajo creativo sea agradable, pertinente, enriquecedor y que nuestra labor siga asegurándonos un techo a todos ».

Gipsy Snider, coreógrafa

Originaria de San Francisco, tiene 42 años y es la palma de la mano derecha, así como su esposo, Patrick Léonard, es el revés. Cuando aún era una joven estudiante de la escuela de teatro Dimitri en Suiza, se cruza en el camino del Cirque du Soleil.

Como codirectora y coreógrafa de Loft y de Traces, a Snider le gusta evocar la comunidad formada por Les 7 doigts de la main. « Les 7 doigts, es, primero, lo humano, la creatividad y la originalidad de cada individuo. »

Shana Carroll, trapecista

De los siete dedos, Shana Carroll, de 41 años, escoge al menos… dos. Es el índice de la mano derecha Cuando crea los espectáculos « para señalar mejor las cosas con los gestos » y el anular de la mano izquierda cuando trabaja en las oficinas de la compañía.

Carroll es originaria de Berkeley (California) y dejó el teatro por el circo a los 18 años. Es amiga de Gipsy Snider desde 1985 y conoce a su esposo, Sébastien Soldevila, y a Isabelle Chassé en el Cirque du Soleil.

« La primera regla entre nosotros es no tener ninguna, comenta Carroll. Intentamos hacer lo que imaginamos que es justo y sensible. Es una asunto de instinto y sentido común. »