lunes, 31 de octubre de 2011

Hasta 2016 retrasa la OIT la previsión de la recuperación del empleo a niveles similares antes de la crisis

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El informe de la OIT pide que se mantengan y se fortalezcan los programas a favor del empleo. Advierte que la recuperación total «se aleja en el tiempo».

El País lo reportó así:

La Organización Internacional del Trabajo ha publicado hoy un informe sobre el mercado laboral mundial en el que ofrece un sombrío panorama. Además, según las conclusiones de la agencia de las Naciones Unidas, texto que la organización ha hecho coincidir con la celebración en la ciudad francesa de Cannes de la reunión del G-20, el grupo de los países más poderosos del globo, las previsiones sobre el final de la crisis se alejan en el tiempo. Asimismo, advierte de que la calidad de vida entre los desarrollados retrocede y aumenta la tensión social ya que, al mismo tiempo que las condiciones empeoran, los bancos siguen ganando más dinero y las empresas no destinan sus beneficios a inversión.

El informe llama a que se mantengan y, en algunos casos, se fortalezcan los programas a favor del empleo. Sobre este extremo también advierte de que los esfuerzos por reducir la deuda pública y el déficit «con frecuencia se han enfocado de manera desproporcionada en el mercado laboral y en las medidas sociales». Y pone un ejemplo de ello: un aumento del gasto en políticas activas del mercado laboral de sólo 0,5% del PIB podría incrementar el empleo en entre 0,4 y 0,8%, dependiendo del país, España incluida. De manera general, la OIT denuncia que «el adagio según el cual la moderación de salarios lleva a la creación de empleos es un mito». En su lugar, invita a adoptar una estrategia de recuperación integral basada en los ingresos.

En el caso concreto de España, la OIT recuerda que, junto a Irlanda, ha sido el país que más ha sufrido el impacto de la crisis en el mercado de trabajo por culpa de un modelo de crecimiento basado casi exclusivamente en el inmobiliario. Como resultado de ello, el mercado laboral español presenta las necesidades de recuperación del empleo más abultadas de toda la UE con 2,3 millones de puestos de trabajo para volver a los niveles de antes de 2008. En relación a su población, solo Irlanda tiene que realizar un esfuerzo proporcional mayor. Las principales víctimas de este deterioro, recuerda la agencia, han sido los jóvenes y los temporales, que se han visto afectados «de forma desproporcionada», asegura.

Junto a ello, el informe también destaca que Estados Unidos y España son responsables de la mitad de los 13 millones de empleos que necesitan las economías desarrolladas para volver al nivel previo a la crisis.

Entre 2000 y 2008, los «años de bonanza económica», el desequilibrio entre la proporción del ingreso nacional acumulado por los factores trabajo y capital, se intensificó. Así, «mientras que la parte de los salarios disminuyó entre 2000 y 2008 en 3,8 puntos porcentuales, la parte del capital aumentó en 0,2 puntos porcentuales. Gran parte del aumento de la renta empresarial se debió al crecimiento desproporcionado de los beneficios del sector financiero, lo que explica también el estancamiento de la inversión productiva en España durante este período», añade.

El organismo aboga por fomentar la inversión productiva y establecer políticas salariales efectivas. «Es necesaria una mejor alineación del crecimiento de los salarios con el crecimiento de la productividad para fomentar la competitividad», asegura el informe antes de señalar que «la efectividad de las políticas de fijación de salarios dependerá, en primer lugar, de los esfuerzos para reducir la inflación (ya que los salarios reales no han sido un obstáculo para la competitividad); y en segundo lugar, de la capacidad para revertir las limitaciones de la negociación colectiva en relación con las prácticas de fijación de salarios».