martes, 1 de noviembre de 2011

Calderón reclama a los gobernadores lentitud en políticas de seguridad

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Molesto por la propuesta de algunos gobernadores de posponer la meta de mayo en la depuración de las policías, el presidente de México critica la lentitud para limpiar las corporaciones: “No podemos dejar al zorro dentro del corral”, expresó.

Informa así Excelsior

El presidente Felipe Calderón reclamó a los gobernadores su lentitud en limpiar las corporaciones policíacas y fijó un ultimátum de cuatro semanas para establecer cómo cumplir el compromiso consignado en la Ley de Seguridad Nacional, vigente desde 2009.

Durante el Consejo Nacional de Seguridad Pública, dijo: “Les pido un favor: veamos que estos dos años, en muchos casos, han sido años perdidos. Después de ver este fenómeno no podemos dejar al zorro dentro del corral de las gallinas. Muchos delincuentes están metidos en la Policía”.

La procuradora Marisela Morales detalló que 70% de los estados han incumplido con los acuerdos para actualizar las cifras de asesinatos.

Los gobernadores sostuvieron que no están en condiciones de lograr la depuración para enero de 2013.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública reveló que 77 altos mandos encargados de aplicar las estrategias anticrimen reprobaron los exámenes de confianza. Entre ellos hay secretarios de Gobierno, de Seguridad Pública y procuradores.

Calderón fija ultimátum para depurar las policías

Molesto por la propuesta de algunos gobernadores de posponer la meta de mayo en la depuración de policías, particularmente por el déficit de poligrafistas, el presidente Felipe Calderón advirtió que no deshacerse de los policías corruptos agravará la  inseguridad, llevando al país a una crisis mayor.

“Tienen que salir los malos policías de los cuerpos policiacos”, advirtió bajo el argumento de que “es mejor tener una policía pequeña confiable, que multitudinaria y totalmente entregada al crimen”.

Al fijar un ultimátum para que cada entidad diseñe en las próximas cuatro semanas cómo concretará el compromiso establecido en la Ley de Seguridad Nacional, vigentes desde 2009, el Ejecutivo se inconformó por la lentitud del proceso de control de confianza en las corporaciones y dijo que esto era frustrante para el país y para su persona. 

“Les pido por favor, que veamos que estos dos años que ya han pasado, desde que se publicó la ley, han sido dos años en muchos casos perdidos”, expuso  a los integrantes del Consejo Nacional de Seguridad Pública.

“Se los digo, de veras, de corazón. Después de años de estar viendo este fenómeno, no podemos dejar al zorro dentro del corral de las gallinas”, planteó.

Igualmente señaló que pese al avance en las evaluaciones en las unidades antisecuestro, “hay por lo menos 150 elementos que no aprobaron sus evaluaciones y que siguen laborando” en dichas instancias.  

Frente a las dificultades ventiladas por los mandatarios estatales para cubrir en los próximos siete meses la depuración de los mandos medios y altos, como lo propuso al inicio de esta sesión número 31, el  mandatario les solicitó que fueran francos en reconocer que la falta de confianza en las corporaciones es el problema número uno del país en esta materia.

Una vez que una decena de gobernadores y el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, fijaron postura en torno a sus problemas para cubrir dicha meta,  coincidiendo la mayoría en la falta de personal capacitado para aplicar la prueba del polígrafo, Calderón irrumpió en el debate para pedirles “no ceder en la meta de darle a la gente policía confiable”.

Se trata, argumentó, de “nuestra obligación ética, legal, me parece que constitucional; esa es la principal obligación de un gobernante”.

En referencia al comentario realizado por el mexiquense Eruviel Avila, reviró: “Decía el gobernador Eruviel con mucho tino: a este ritmo va a tomar 12 años limpiar la policía. No sé si se refería a la del Estado de México o a alguna otra”. Y continuó: “La pregunta es: ¿La gente tiene que esperar 12 años para tener policía confiable?

Dijo que de persistir la inercia, el ciudadano no tendrá a quién recurrir para garantizar su seguridad y los policías seguirán secuestrando y participando en las extorsiones. “Aquí entre nos, sabemos que muchos delincuentes están metidos a la policía y están protegidos por la policía”, comentó.

Además de señalar que no hay problemas presupuestales para cubrir las  necesidades vinculadas con la operación de los Centros de Control de Confianza, propuso concentrar el esfuerzo en la contratación de los 600 poligrafistas que se requieren para cumplir las metas tanto de mayo como la del proceso completo de depuración, establecida para enero de 2013. 

Pidió al secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Juan Miguel Alcántara Soria, que le precisara cuánto tiempo se requiere para esa preparación. El funcionario le respondió que cuatro meses.

Y confió Calderón que en ese lapso se puede “hacer una poderosa fuerza de control de confianza en el país, que nos de las policías que necesitamos”.

Es, definió, “el cambio de paradigma que tenemos que hacer”.

Dio por válida la alternativa de que terceros realicen las pruebas de control de confianza, es decir, empresas especializadas, otras dependencias o incluso, enumeró, otros estados: “Y sí, a lo mejor es pretencioso querer tener una policía como la Suiza. Yo honestamente como mexicano, no veo por qué un mexicano no puede aspirar a tener la mejor policía del mundo en su municipio, en su estado y en el país”, sostuvo en alusión a lo dicho por el gobernador guerrerense Ángel Aguirre.

Vinculó el problema “medular de las ciudades que tienen mayor crisis de seguridad” con la falta de depuración policial.

“Es como el ranchero que tiene ahí una escopeta vieja en el clóset, y a la hora que tiene que sacar la escopeta, la escopeta no funciona”, comparó.

Explicó que ciudades tradicionalmente tranquilas entraron en crisis de seguridad por la disputa entre bandas por el control territorial y “a la hora que el estado quiere usar la policía, no funciona”.

Irónico, Calderón describió lo que sucede cuando en un estado se topan con una corporación al servicio de los criminales. “Vienen con el general secretario, vienen con un servidor o el secretario de Gobernación: por favor, ayúdennos y manden un operativo. Y ahí va el operativo. Vamos, pero nos critican: No es nuestra función, cómo es posible que las Fuerzas Armadas estén haciendo labores de policías, etcétera, etcétera.”

Puntualizó que dicho apoyo federal se otorga para no dejar a la gente bajo el yugo de la delincuencia, pero a cambio se pide a las autoridades estatales que depuren a sus policías, ”tal y como lo mandata la ley, no es ocurrencia del Presidente”.

INEGI exige datos al día

El titular del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Eduardo Sojo, exhortó a gobernadores apoyarse en el Registro Civil para nutrir una base de datos más precisa sobre homicidios.

Necesitamos estimaciones mensuales y trimestrales que, en nuestro caso, vienen de los registros civiles. ¿Cuál es nuestra propuesta concreta? Apoyar a las oficialías de los registros civiles a efecto de contar con las cifras a diez días terminado el mes de referencia”, dijo el titular del organismo.

Durante la 31 sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, Sojo propuso elaborar una base de datos actualizada, pues actualmente el organismo trabaja con cifras anuales, “que ya son historia”.

En el Salón Tesorería del Palacio Nacional, planteó a los gobernadores de la República entregar los índices de al menos los ilícitos de asesinato en un plazo máximo a los diez días siguientes a los que termina el mes analizado.

Además, pidió apoyo a Ejecutivos locales para enviar sus estadísticas de delitos de fueron común el 11 de noviembre y aprobar esta norma antes de fin de año.