jueves, 3 de noviembre de 2011

Después de 50 años los cubanos podrán comprar y vender casas a partir de la semana entrante

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Desde hace casi 50 años los cubanos no tenían este derecho. El Gramma dio la información diciendo que «las nuevas normas jurídicas reconocen la compraventa, permuta, donación y adjudicación -por divorcio, fallecimiento o salida definitiva del país del propietario- de viviendas entre personas naturales cubanas».

El Universal lo reportó así:

Los cubanos podrán desde la próxima semana comprar y vender casas legalmente tras casi cinco décadas de prohibición, cuando entre en vigor una de las medidas más populares de la serie de reformas emprendidas por el Gobierno comunista. 

El diario oficialista Granma dijo que las nuevas regulaciones para los traspasos de propiedades entrarán en vigor el 10 de noviembre y forman parte de unas 300 reformas emprendidas por el presidente Raúl Castro en el proceso de reactivar la frágil economía del país, informó Reuters. 

«Con el fin de eliminar prohibiciones y flexibilizar trámites relacionados con la transmisión de la propiedad de la vivienda (…) entran en vigor a partir del 10 de noviembre el Decreto-Ley 288 y varias resoluciones ministeriales», dijo Granma. 

El periódico citó a la Gaceta Oficial diciendo que «las nuevas normas jurídicas reconocen la compraventa, permuta, donación y adjudicación -por divorcio, fallecimiento o salida definitiva del país del propietario- de viviendas entre personas naturales cubanas con domicilio en el país y extranjeros residentes permanentes en la Isla». 

Los mercados inmobiliario y automotor han estado fuertemente restringidos desde hace casi 50 años, provocando malestar en la vida cotidiana de la población. 

La compraventa de casas se produce poco después de la puesta en marcha en octubre de la flexibilización para comprar y vender vehículos. Muchos cubanos hacían ambas operaciones de manera ilegal y sin derecho a traspasar legalmente su propiedad. 

No obstante, la resolución anunciada el jueves en Granma para las casas mantiene la restricción de poseer una única vivienda por persona en la isla como residencia permanente «y otra en zonas de descanso o veraneo». 

El Gobierno ha dicho también que los cubanos que abandonen definitivamente el país podrán traspasar sus casas a familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad, una disposición que antes no era posible ya que debían dejar sus propiedades al Estado. 

Con la largada de la compraventa de inmuebles, el Gobierno busca estimular la construcción, frenar la corrupción en el sector, generar ingresos al Estado por concepto de impuestos y reducir el déficit de alrededor de 600.000 viviendas que sufre el país, según cifras oficiales.