viernes, 4 de noviembre de 2011

Policía Nacional de Perú reduce el número de generales de 56 a 20

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Continúan en Perú los grandes cambios en los mandos militares y la policía. En esta oportunidad el ministro del Interior determinó reducir el número de generales de 56 a 20 en la Policía Nacional. En octubre ya fueron retirados 30 generales y 6 faltan por irse. Otra novedad, las direcciones territoriales de la policía ya no serán comandadas por generales, sino por coroneles.

La República

En un acto sin precedentes, el Ministerio del Interior resolvió reducir el número de generales de la Policía Nacional de un total de 56 a solo 20.

El 8 de octubre pasó al retiro a 30 generales de armas y dejó en actividad a 16.  El 2 de noviembre, el ministro del Interior, Óscar Valdés Dancuart, autorizó ocho vacantes para el ascenso al grado de general. Esto significa que de los 16 generales que sobrevivieron a la purga del 8 de octubre deberán pasar al retiro ocho generales en actividad.

Hay otras dos vacantes para el ascenso al grado de general, pero es para los de servicios: un abogado y un médico.

Entre los invitados al pase al retiro estarían incluidos el actual director de la Policía Nacional, general Raúl Salazar Salazar, y el general Abel Gamarra Malpartida, por haber participado en la cena que convocó el vicepresidente Omar Chehade en el restaurante Las brujas de Cachiche, sin informar a su superior jerárquico, el entonces director de la PNP Raúl Becerra Velarde.

Para la próxima purga de generales de la Policía, el ministro Valdés le ha puesto la puntería al jefe de Estado Mayor, general Víctor Castañeda Parrales; al jefe de la VII Región Policial Sur, general Haroldo Ocampo Ríos; al subjefe de Personal del Estado Mayor, general Adolfo Semino Córdova; al jefe de la Dirección de Fronteras, general Juan Bustamante Escurra, entre otros.

Los generales mencionados tienen en común investigaciones por presuntas irregularidades, de acuerdo con fuentes de la Inspectoría General y el Tribunal Administrativo Disciplinario de la Policía Nacional.

A estos se sumarán algunos generales de las promociones de 1976 a 1980.

Pero la última palabra la tiene el jefe del Estado.

Ascensos

En el caso de los oficiales de armas, el ministro del Interior también autorizó 90 vacantes –45 por calificación y 45 por antigüedad- para el ascenso al grado de coronel; 200 para el grado de comandante; 200 para comandante; 200 para mayor; para capitán 120; y para el grado de teniente, 232 vacantes.

Respecto a los oficiales de servicios, Valdés aprobó 71 vacantes para el grado de coronel; para comandante, 54; para mayor, 67; y para capitán, 14.

A los oficiales que postulan al ascenso de grado recibirán el mismo tratamiento: 50 por ciento serán promovidos de grado por sus calificaciones y el otro 50 por ciento por antigüedad.

Otra reforma importante contemplada por el despacho del ministro del Interior es que las direcciones territoriales de la Policía ya no serán jefaturadas por generales sino por coroneles, a excepción de Lima, Trujillo, Arequipa y Puno.

Respecto a la identidad de los coroneles que serán ascendidos a general, fuentes del Interior se abstuvieron de proporcionar nombres “porque todavía no concluye la evaluación”.

Relevan a jefe PNP del Huallaga

1] El ministro Óscar Valdés Dancuart dispuso el relevo del jefe del Frente Policial del Huallaga, general Whitman Ríos Adrianzén. Ha sido reemplazado por el coronel PNP Vicente Romero Fernández, quien fuera secretario privado del ex director PNP general Raúl Becerra.

2] El general PNP Whitman Ríos Adrianzén asumirá la Dirección de Investigaciones de la Inspectoría General de la Policía Nacional.

3] Fuentes del Ministerio del Interior señalan que la Inspectoría investiga supuestas irregularidades cometidas por algunos generales, y lo que corresponde es que un oficial del mismo grado dirija las pesquisas.

4] Durante la gestión del general Ríos se capturaron a varios senderistas.

Claves

Renovación a fondo. Con la autorización del número de ascensos, pasarán al retiro al menos 2.500 oficiales, entre coroneles, comandantes, mayores, capitanes y tenientes.

Prioridad. La purga alcanzará especialmente a los que afrontan juicios o procesos de investigación, o han sido sancionados,  y a los que tienen demasiado tiempo en el mismo grado porque no pudieron ascender en los últimos procesos.