sábado, 5 de noviembre de 2011

Sobrino de Gaddafi es el secretario para asuntos internacionales de Daniel Ortega

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Apenas a un día de las elecciones presidenciales en Nicaragua, las relaciones de Daniel Ortega con Muammar Gaddafi, salen también a la palestra en la lucha política. No es un secreto las simpatías de Ortega por el abatido líder libio. Pero se denuncia algo más allá. Un sobrino del dictador, Mohamed Lashtar, es el “secretario privado para asuntos internacionales, con rango de embajador” de Daniel Ortega y encargado de los apoyos financieros de Libia a Nicaragua.

Infobae.com

Los vínculos entre Daniel Ortega y Muammar Gaddafi iban mucho más allá que las simples declaraciones de apoyo y simpatía. Llegaban a importantes negocios, financiación e, incluso, al corazón de gobierno nicaragüense.

Muestra de ello es la ascendente carrera que el sobrino del abatido dictador se forjó en el país centroamericano. Mohamed Lashtar, de 51 años y nacionalizado nicaragüense, llegó a Managua en la década de 1980 como representante de una empresa agropecuaria de capital mixto.

Poco después, desde la embajada libia estrechó su relación con Ortega hasta sellarla definitivamente en 1990 cuando el actual mandatario perdió las elecciones ante Violeta Chamorro.

Entonces, Lashar comenzó a oficiar de nexo entre el exguerrillero y su tío. Era el encargado de distribuir los millonarios fondos que el libio enviaba para financiar al sandinismo.

Cuando Ortega regresó al poder en enero de 2007, fue nombrado “secretario privado para asuntos internacionales, con rango de embajador“, según cables diplomáticos filtrados por WikiLeaks.

Lashtar despacha en la Cancillería nicaragüense y, según cables del Departamento de Estado de los Estados Unidos, “formó parte de la red de inteligencia personal de Gaddafi durante 30 años”.

En marzo pasado, cuando las sanciones contra el régimen libio se fortalecían y algunos funcionarios desertaban para apoyar a los rebeldes, Gaddafi designó al sacerdote y ex canciller nicaragüense Miguel D’Escoto Brockmann como su representante oficial ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Cinco meses después, Ortega ofreció asilo al exdictador libio cuando los opositores lograron avanzar y controlar Trípoli.