martes, 8 de noviembre de 2011

Afganistán: 10 muertos deja el peor atentado contra civiles perpetrado en la zona bajo control de España

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El atentado ocurrió luego de que un vehículo de la policía afgana, que circulaba por el distrito de Qadis, pisara una mina que la insurgencia había colocado en medio de la carretera. La detonación fue de una gran magnitud.

El Mundo lo reportó así:

Al menos 10 personas, la mayoría niños y mujeres, han muerto en la provincia de Badghis, en el noroeste de Afganistán, a causa de un artefacto explosivo escondido en la carretera.

Badghis es la provincia donde se concentra el grueso de las tropas españolas desplegadas en Afganistán, y por cuyos caminos los soldados españoles suelen patrullar.

El atentado ocurrió este lunes hacia la una y media de la tarde (tres horas y media menos en la Península), cuando un vehículo de la policía afgana circulaba por el distrito de Qadis, entre las localidades de Jai Jona y Gul Chin, y pisó una mina que la insurgencia había plantado en medio de la carretera para atentar contra las fuerzas afganas e internacionales. La detonación fue de tal magnitud que el vehículo voló por los aires.

Según fuentes del Consejo Provincial de Badghis, en el vehículo policial viajaban cuatro policías, pero también ocho miembros de una familia que se dirigía al bazar central de Qadis, coincidiendo con que ayer en Afganistán era el segundo día de celebración de la fiesta islámica del Sacrificio.

En Badghis es normal que la policía lleve a civiles en sus vehículos cuando tiene espacio disponible. En cambio, otras fuentes aseguran que la familia no iba dentro del coche policial, sino en un turismo detrás y también le afectó la detonación.

Sea como sea, la explosión fue fatal. Uno de los atentados en Badghis con mayor número de víctimas civiles. Fuentes del Consejo Provincial aseguran que siete de los ocho miembros de la familia murieron: cinco niños y dos mujeres. Otro niño de 10 años se encuentra muy grave, con traumatismo cráneo encefálico, y está siendo atendido por las tropas españolas en la clínica que tienen en la base militar de Qala-e-now, en la capital de Badghis.

El niño está en situación muy crítica, pero los efectivos españoles tienen dificultades para trasladarlo a la base militar de Herat, a unos 140 kilómetros de distancia, donde hay un hospital Role 3, a causa del mal tiempo. En Qala-e-now ha caído una fuerte nevada y eso dificulta el aterrizaje y despegue de helicópteros.

Por otra parte, un policía también murió en el atentado, y hay dos personas más heridas y que están ingresadas en el hospital de Qala-e-now.

Los artefactos explosivos se han convertido en una de las principales armas de los talibán para atentar contra las tropas internacionales y las fuerzas de seguridad afganas. De hecho, este año 219 militares extranjeros murieron a causa de esas bombas. Un 49,2% del total. En Badghis los artefactos explosivos que la insurgencia planta en las carreteras suelen ser especialmente caseros. A menudo se tratan de una simple garrafa de plástico, llena con carga explosiva y conectada a un plato de presión.

Por otra parte, el ataque de ayer pone una vez más de manifiesto las dificultades de las comunicaciones aéreas en Qala-e-now y el riesgo que eso supone para las tropas españolas. La capital de Badghis queda completamente aislada, tanto por aire como por carretera, cuando empieza a nevar en la provincia.