martes, 8 de noviembre de 2011

Crisis en Italia: Silvio Berlusconi renunciará una vez aprobado el plan de austeridad

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Silvio Berlusconi finalmente cedió ante la presión. El Primer Ministro italiano dejará el poder una vez se apruebe el plan de austeridad para solucionar la crisis.

Últimas actualizaciones:

4:50 pm – EFE: El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se comprometió hoy a dimitir una vez que el Parlamento apruebe las reformas económicas presentadas a la Unión Europea, pocas horas después de perder la mayoría absoluta en una votación en la Cámara baja.

Durante una reunión de una hora en Roma, Berlusconi acordó con el presidente de la república, Giorgio Napolitano, poner su cargo a disposición del jefe del Estado después de que se aprueben los presupuestos de 2012, para los que su Gobierno ha elaborado una enmienda en la que se incluyen algunas de esas reformas.

Tras el encuentro, el primer ministro prometió dimitir, lo que no excluye la posibilidad de que se le vuelva a encargar la formación de un nuevo Gobierno, aunque aseguró que ve como la única salida posible la celebración de elecciones anticipadas (la legislatura concluye en 2013).

«Tenemos que preocuparnos de lo que sucede en los mercados financieros, que no creen que Italia sea capaz de aprobar las medidas que la UE nos ha pedido. Creo que esta es la primera cosa que nos tiene que preocupar. Tenemos que demostrar a los mercados que vamos en serio. La cosa más importante es el bien del país», dijo Berlusconi.

«Es necesario construir el país, es necesario dar una respuesta a Europa y a los mercados (…) Detrás de mí solo veo el voto», agregó el primer ministro, quien pidió que la oposición ayude a su Gobierno a aprobar las reformas exigidas por la UE lo antes posible.

El encuentro de los jefes del Gobierno y del Estado se produjo después de que Berlusconi constatara hoy en la Cámara baja la pérdida de la mayoría absoluta, tras la rebelión de algunos de los diputados de su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), quienes le habían exigido su dimisión para que un nuevo Ejecutivo consiguiera sacar adelante esas medidas económicas.

Más temprano:

El Mundo lo reportó así:

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, ha conseguido aprobar en la Cámara de Baja italiana las cuentas del Estado de 2010, aunque no logró alcanzar la mayoría absoluta de 316 diputados del pleno, lo que cuestiona la futura estabilidad de su Ejecutivo.

La votación era clave porque se había interpretado en clave de una moción de confianza, una prueba para el presidente del Consejo italiano, cuestionados desde fuera y dentro de su partido. Llegado el momento ha conseguido salvarse porque la oposición ha decidido no votar en contra y se ha abstenido.

El resultado, con 308 votos para aprobar las cuentas de 2010, demuestra que el ‘premier’ no dispone de la mayoría en el Parlamento, que es lo que quería mostrar la oposición para defender la necesidad de negociar un nuevo Gobierno de unidad sin necesidad de convocar inmediatamente unas elecciones.


El País

Silvio Berlusconi se asoma al abismo al afrontar una votación crítica estar tarde en el Parlamento para la que, según los medios italianos, no tiene asegurados los votos. Durante el fin de semana se produjeron deserciones clave entre los apoyos del primer ministro y el lunes prensa muy próxima al primer ministro hizo números y llegó a la conclusión de que no podrá aprobar esta tarde, a partir de las 4, las cuentas del Estado. Aunque Berlusconi ha salido varias veces de situaciones parecidas, Italia contiene hoy la respiración a la espera de que pierda la votación y, con ella, ponga fin a su carrera. Los medios italianos aseguran esta mañana que el primer ministro solo decidirá su futuro después de la votación.

Sin embargo, a media mañana el líder de la Liga Norte y más fiel aliado de Berlusconi, Umberto Bossi, ha asegurado a la prensa al llegar al Parlamento que él también ha pedido al primer ministro que dimita. «Le hemos pedido que dimita», ha dicho Bossi. Según ha dicho, le ha propuesto que deje paso a Angelo Alfano, secretario general del Pueblo de la Libertad, como primer ministro.

Fuentes diplomáticas han informado a France Presse esta mañana de que Giulio Tremonti, el ministro de Economía, ha cancelado en el último minuto su presencia en una reunión con sus colegas europeos en la UE para estar presente en la votación en Roma. Cinco diputados afines a Berlusconi han desertado de sus filas en los últimos días y han dejado la mayoría en el aire.

La votación de hoy es sobre las cuentas de 2010, un paso previo necesario para la aprobación de los Presupuestos. El texto fue sometido a votación el pasado 11 de octubre y registró un empate de 290 votos a favor y 290 en contra. Esto obligó al Gobierno a someterse a un voto de confianza que ganó por un solo voto con mayoría absoluta. 

De cara a la votación de hoy, los partidos de oposición se han reunido esta mañana en el Parlamento para coordinar su estrategia ante la votación. Los partidos de oposición no votarán esta tarde, de forma que se vea exactamente cuáles son los apoyos del primer ministro. El Gobierno necesita 316 votos a favor para lograr la mayoría, independientemente de los votos en contra o abstenciones que se produzcan. «Los italianos que nos ven deben verificar de modo incontestables si Berlusconi tiene todavía la mayoría o no», ha dicho Dario Franceschini, líder del Partido Demócrata (PD), citado por Efe.

Por segundo día consecutivo, la prima de riesgo de Italia ha alcanzado esta mañana un nuevo máximo histórico, con 495 puntos básicos sobre el bono alemán, y se sitúa ya en niveles inasumibles para financiar la economía italiana con normalidad. La rentabilidad de los bonos italianos a 10 años está también en cifra récord con el 6,74 %. Italia se acerca con estas cifras al punto en que Grecia, Portugal e Irlanda necesitaron un rescate financiero de la UE porque no podían cumplir sus obligaciones. La Bolsa de Milán, que ayer se disparó con el mero rumor de la dimisión de Berlusconi, hoy ha vuelto a abrir al alza.

La situación se produce en medio de una presión por tierra, mar y airepara que Berlusconi se haga a un lado y dé paso a un Gobierno que pueda aplicar el plan de ajuste prometido a Bruselas y que parece no avanzar. Ayer lunes, Berlusconi rechazó dimitir y lo fió todo a la votación («quiero ver las caras de los traidores», dijo). Aseguró también que llevará el plan de ajuste al Parlamento para someterlo a un voto de confianza.

El viernes, Italia aceptó la presencia de equipos del FMI y la UE para supervisar sus cuentas. Con la economía bajo vigilancia por la falta de credibilidad del Gobierno, la bolsa italiana, ni siquiera esperó la confirmación de la noticia de la supuesta dimisión de Berlusconi y se disparó ayer al alza hasta alcanzar un 2,43% de subida. Cuando Berlusconi negó los rumores, las bolsas lo ignoraron y siguieron las ganancias. Pero la prima de riesgo alcanzó los 487 puntos básicos tras llegar a los 491.

Berlusconi, si tiene que morir, quiere que sea a la vista de todos, como un mártir. Por la tarde llamó por teléfono a la fiesta que su partido, el Pueblo de la Libertad, que se celebraba en Monza a decir: “No estamos pegados a la silla y estoy convencido de que mañana vamos a lograr la mayoría para hacer las reformas que también nos pide Europa y que servirán para relanzar la economía”. Lo que quiere decir este mensaje es que quien vote en contra no solo lo estará haciendo contra el primer ministro, sino también contra el bien del país en Europa.

A última hora del lunes, y tras unas jornadas de trabajo en las catacumbas del partido, Berlusconi volvió a salir a la luz para anunciar que su intención es seguir adelante. Según una información de La Repubblica, representantes de la Liga del Norte, sus socios en el Gobierno, también le habrían pedido que presentase de una vez la dimisión. Su contestación fue la de un hombre acabado: “No, gracias, tengo los números para salir adelante”.

Los ajustes que la UE reclama a Italia

  • La deuda pública italiana es de un 120%.
  • La Comisión Europea ha pedido a Roma que avance en su agenda presupuestaria con acciones específicas y un calendario concreto.
  • Las reformas afectan al sistema de pensiones y el marco jurídico para mejorar el clima empresarial y de negocios y la competitividad.
  • Los ajustes contemplan subir la edad de jubilación de los 65 hasta los 67 años. La propuesta italiana, que no ha satisfecho a Bruselas, era elevar la edad de forma progresiva desde 2012 hasta 2025 para hombres y mujeres del sector público y privado.
  • Italia también reformará el mercado laboral antes de que acabe este año, que prevé la modificación de las prestaciones de desempleo e indemnizaciones.
  • El FMI y la Unión Europea enviarán inspectores al país para supervisar el cumplimiento de los acuerdos pactados.