jueves, 10 de noviembre de 2011

Francia siente cada vez más la presión de la crisis de deuda de Grecia e Italia

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La percepción de los analistas es que si la presión continúa sobre la deuda italiana y española, Fracia se pondrá en la primera línea de fuego por su alta exposición a la deuda de estas dos naciones europeas.

El País lo reportó así:

«Tras Grecia e Italia, ¿Francia?». Así titula hoy el diario Le Monde en primera página, poniendo el acento sobre el alza persistente de la prima de riesgo francesa a 10 años, que el martes tocó un récord de 148 puntos básicos y que hoy ha seguido subiendo hasta los 165, el máximo desde 1997. En mayo pasado, la cifra se movía estable entrono a los 35 puntos básicos, pero desde septiembre no ha dejado de crecer. A pesar de que el país mantiene (si bien en cuarentena) su triple A, la percepción de los mercados está castigando estos días a París mucho más que a Alemania, y la situación italiana preocupa cada vez más al Gobierno francés. Los bancos nacionales poseen 106.000 millones de euros en el sector público italiano, el doble que Alemania. Hoy, la portavoz del Gabinete, Valerie Precresse, ha presionado hacia la solución de un Gabinete de emergencia nacional al declarar que Roma «debe aprobar a toda velocidad sus reformas, y eso significa nombrar un nuevo Gobierno».

La impresión entre los analistas es que si la presión sigue aumentando sobre la deuda italiana y española, Francia se pondrá rápidamente en primera línea de fuego, dada su alta exposición a las deudas de esos dos países. «Roma tiene la deuda más grande de la zona euro, y eso explica que se hable de riesgo sistémico», ha explicado a AFP Cyril Régnat, analista de Natixis. «Es también la deuda más líquida, y los bancos y aseguradores franceses son los más expuestos». Durante la crisis, muchos bancos y aseguradoras franceses han ido vendiendo títulos griegos, portugueses e irlandeses para comprar deuda italiana, que parecía mucho más segura. Solo BNP Paribas posee en este momento 24.000 millones de obligaciones italianas en su cartera.

Aunque París está esforzándose por presentarse ante los mercados como un fiel seguidor del rigor alemán, y ha presentado ya dos planes de austeridad en tres meses, la valoración de la deuda francesa se va acercando cada vez más a la italiana y la española, y alejándose al tiempo de la tabla alemana. «Francia ha perdido ya de hecho su triple A», explicaba ayer el economista francés Jacques Attali en La Tribune. «Y es inútil tratar de agarrarse a esa nota».

La entrada de la economía del país en el estancamiento durante este trimestre y los próximos comicios presidenciales hacen temer a los analistas que la desconfianza de los mercados financieros se irá haciendo cada vez mayor, ya que el periodo electoral siempre produce inestabilidad y una potencial explosión del gasto público.